El genio del fútbol: Diego Armando Maradona
El genio del fútbol: Diego Armando Maradona

Hace treinta años el mundo del fútbol fue testigo de la brillantez de un hombre que lideró a su selección nacional hacia el campeonato del mundo de 1986 celebrado en México, el genio del fútbol: Diego Armando Maradona. Un jugador que ha dejado un legado gigantesco al fútbol y sin duda, una mística que todo jugador de balompié quisiera descubrir y ejercitar. Este artículo está dedicado a aquellas personas que han tenido el placer de jugar con la “caprichosa” y para aquellos apasionados del fútbol en general. ¡Iniciamos!

El genio del fútbol: Diego Armando Maradona
El genio del fútbol: Diego Armando Maradona
Contextualización y aspectos generales del fútbol

Al inicio del siglo XX existían corrientes  de innovación que influyeron mucho en la cultura popular, provenientes de la tecnología e industria como: la prensa, la cámara, el cine, el disco y la radio. Aunque estos elementos mencionados no habían llegado a predominar a escala mundial en la primera mitad del siglo XX, sí existió una rama de la cultura popular que rompió barreras internacionales y  generó una enorme influencia  como ninguna otra rama: el deporte, específicamente el fútbol (Hobsbawm, 1995).

En 1930 se celebró el Campeonato Mundial de Fútbol e integró a 13 países, 4 pertenecientes al continente europeo y 9 pertenecientes al continente americano. Aunque los equipos participantes de esa edición mundial representan cerca del 41% de las plazas disponibles en la actualidad, no dejó de simbolizar la mundialización y masificación de un deporte caracterizado por su sencillez y elegancia a los ojos del espectador. A partir de ese mundial disputado, el fútbol se fue expandiendo y llegó a significar un foco de entretenimiento para el mundo, una pasión fervorosa para quienes protagonizaban el papel principal de la obra cinematográfica, deleitando con sus más asombrosas habilidades futbolísticas dentro del terreno de juego.  Varios jugadores de fútbol se convirtieron en grandes estrellas mundiales pero pocos realizaron sobresalientes pinceladas de arte que iluminaron el camino de futuros jugadores y del mismo futbol en sí. Estamos hablando de jugadores como Alfredo di Estéfano, Pelé, Johan Cruyff y Maradona, que se encuentran en el peldaño más alto que la historia del fútbol ha podido evidenciar.

En esta ocasión analizaremos a un jugador que se considera por muchos jugadores, exjugadores, técnicos, periodistas, analistas del deporte, y del público en general como el mejor jugador de todos los tiempos: el eterno número 10, el pibe de oro, el pelusa, la mano de Dios, el Maradó, ese es, Diego Armando Maradona.

Maradona, de nacionalidad Argentina, nació el 30 de octubre de 1960, en Villa Fiorito, cerca de Buenos Aires. Proveniente de una familia muy humilde, siendo el quinto hijo (primer hombre) de ocho que tuvieron sus padres Diego Maradona y Dalma Salvadora Franco. Su pasión de pequeño fue jugar al fútbol, y lo hacía a diario en su barrio natal jugando en potreros, canchas rústicas y calles de su alrededor. Fueron en estos lugares donde grandes jugadores como Diego desarrollaron inicialmente su destreza técnica, una característica curiosa que hace que estos futbolistas dotados sean especiales. Así lo narra Johan Cruyff  al inicio de su libro (Fútbol, mi filosofía) cuando hace referencia que el fútbol se descubre en la calle: “Todo empieza en la calle.  Allí es donde se descubre el fútbol y donde surge la pasión por este juego”.

La pasión de Maradona por este deporte fue aumentando a medida que iba creciendo.  Se inició en el mundo del fútbol a los nueve años, en un equipo infantil llamado “Los Cebollitas”. Transcurrieron tan solo 6 años para que este pibe firmara contrato con Argentinos Juniors, equipo de primera división del fútbol profesional argentino.  En este equipo demostró su brillantez dentro del terreno de juego y captó la atención de uno de los mejores equipos argentinos  de la historia, Boca Juniors. En 1981 ya estaba en las filas de Boca ganando en su primera temporada el título metropolitano de su país que para entonces, era considerado el mejor jugador del mundo. Pero nos debemos preguntar, ¿qué características tenía este jugador que lo hacía único, el mejor?

Características como jugador

Técnica: Este aspecto fue el más sobresaliente que el pibe de oro desarrolló, dominó por completo la característica más esencial del deporte, la técnica. Manejaba tan bien su pierna izquierda que no era necesario educar su pierna derecha para controlar el balón. El dominio del balón lo ejecutaba como si tuviese la posesión de la esfera con una mano. Esta destreza le brindaba la capacidad de ejecutar, en muchas ocasiones, 3 acciones en un solo movimiento: recibir, controlar (a la vez posicionar el cuerpo) y descargar. Un jugador con tanta inteligencia de juego que sorprendía al momento de generar tantas alternativas de solución cuando a simple vista parecían pocas, por ejemplo, brindar un pase inesperado en medio de tantos defensores, quitarse la marca de forma creativa en espacios reducidos, entre otros. Esto lo realizaba gracias a su maravillosa técnica. El gran filósofo del fútbol, Jorge Valdano hace referencia de Maradona sobre este punto diciendo lo siguiente: “Técnicamente, yo creo que ha sido el jugador más perfecto de la historia del fútbol”.

Regate y conducción: Este aspecto del fútbol tiene que ver con la posesión del balón dentro de una constante presión de los jugadores del equipo rival y también, tiene que ver con el dominio del esférico a largo plazo. Maradona ejecutaba estas acciones mayoritariamente por dos motivos:

1) porque era la mejor forma para encontrar alternativas de juego a favor de su equipo, llámese alternativas de juego las opciones que un equipo tiene para realizar goles y ganar un partido.

2) porque siendo un jugador extraordinario, siempre estuvo sujeto a las presiones constantes que los equipos rivales realizaban para eliminar su funcionabilidad dentro del equipo. Ante esto, el mecanismo de defensa de Diego era salir del pressing mediante el regate y la conducción. Eso sí, muchas veces realizaba estas acciones en exceso pero fue siempre la valentía y la personalidad competitiva que hace de este tipo de jugador no conocer los límites del juego y llegan a impresionar al mundo entero haciendo ver  acciones difíciles, fácil. Lo más trascendente de Maradona en este aspecto era poder realizar el regate en espacios tan reducidos donde era capaz de utilizar todos los centímetros  del terreno de juego a su favor para sacarle el mayor provecho. En la actualidad, no hay duda que Lionel Messi domina este apartado.

Táctica y posición: En simples palabras, la táctica es saber qué hacer en el juego, saber exactamente cuál es tu función dentro del equipo y tener la noción del juego en todo contexto. Está demás hablar de un genio que siempre supo lo que debía hacer con la pelota. Quizá entraré de lleno al apartado de la posición. Maradona no siempre guardaba su posición, realmente podía hacer y deshacer en el campo cualquier instrucción de un director técnico. Jugadores como estos gozan de una libertad que no cualquiera posee; esto, debido a la gran incidencia que este tipo de jugador tiene en los partidos de fútbol en comparación al resto de jugadores. No es necesario irse al fútbol profesional para evaluarlo.

Si has tenido la oportunidad de jugar en un equipo de fútbol y has compartido vestuario con un jugador extremadamente talentoso, sabrás que es difícil recriminarle una acción. Sea porque se van de su posición, porque no marcan como deberían, o incluso al momento de fallar un gol que pareciera tan fácil de ejecutar, los compañeros del equipo e incluso el mismo entrenador, reservan sus críticas porque es fácil para un jugador extremadamente talentoso reivindicarse en cualquier acción siguiente. Además, los jugadores inconscientemente saben el alto porcentaje de incidencia que un jugador como estos aporta positivamente al resultado del equipo.

Creatividad y visión de juego: Al mirar las jugadas más importantes realizadas por Diego, nos damos cuenta que la mayor creatividad se evidencia al momento de finalizar el gol. Muchas veces se llevó de paso al portero, junto con el defensor que lo siguió desesperadamente metros atrás, vencidos finalmente por un recorte fugaz  por el genio cerca de los tres palos. Otro tipo de gol común de Maradona era un golpe al balón de larga distancia cuando apreciaba que el portero estaba demasiado salido. Así podría ir nombrando muchas formas creativas en los cuales Diego dejaba la pelota bajo el arco. El único que a mi juicio le supera en esta característica es Ronaldinho Gaucho. Ronnie mostraba la creatividad en muchos sentidos: al momento de bajar un balón, los pases que realizaba con muchas partes del cuerpo (espalda, “sombreritos” con la parte exterior de su pie hábil), hacer goles con la punta del pie (famoso gol en Champions en contra del Chelsea), el famoso pase sin ver, etcétera.

Aun así, Maradona fue un jugador que desarrollaba acciones inesperadas que dificultaban a su defensa rival  marcarlo, esto le brindaba un valor agregado al equipo con el cual jugaba. Su visión de juego lo demostraba al momento de brindar pases a profundidad (que por cierto eran exactos) y de aquellas paredes cortas desarrolladas con sus compañeros de equipo, en combinación de sus “tecniquitas” hechas a velocidad luz, ofreciendo escenas memorables de lo que se puede hacer o no en determinadas circunstancias.

Pasión por el fútbol: “El fútbol es el deporte más lindo y más sano del mundo, eso no le quepa la menor duda a nadie”. Así se expresó Diego en el último partido homenaje a su carrera profesional. Con gran carga emocional y demostrando su vulnerabilidad, Diego sale de sí mismo por amor al deporte, por amor al fútbol. No hay motivación más grande que hacer en la vida lo que más amas y esa pasión se debe manifestar con naturalidad a diario. Diego Maradona tuvo amor por el fútbol, fue un jugador temperamental dentro del campo pero esas energías las ocupó quebrando líneas defensivas de los equipos contrarios. Claro, hay aspectos personales que son otra historia. Vasta haberlo visto en los partidos para considerar su vida personal como aspecto secundario (claro, como espectadores estamos limitados a no poder hacer más que disfrutar de su juego, la vida personal para con sus familiares).

Mundial de 1986 y su consagración como el mejor de historia

Narración en directo que realizó el periodista Víctor Hugo Morales del segundo gol de Argentina en cuartos de final en contra de la selección Inglesa en el Estadio Azteca:

“La va a tocar para Diego, ahí la tiene Maradona, lo marcan dos, pisa la pelota Maradona, arranca por la derecha el genio del fútbol mundial, deja el tendal y va a tocar para Burruchaga… ¡Siempre Maradona! ¡Genio! ¡Genio! ¡Genio! Ta-ta-ta-ta-ta-ta-ta-ta… Gooooool… Gooooool… ¡Quiero llorar! ¡Dios Santo, viva el fútbol! ¡Golaaazooo! ¡Diegoooool! ¡Maradona! Es para llorar, perdónenme… Maradona, en recorrida memorable, en la jugada de todos los tiempos… Barrilete cósmico… ¿De qué planeta viniste para dejar en el camino a tanto inglés? para que el país sea un puño apretado gritando por Argentina, Argentina 2 – Inglaterra 0. Diegol, Diegol, Diego Armando Maradona… Gracias, Dios, por el fútbol, por Maradona, por estas lágrimas, por este Argentina 2 – Inglaterra 0”.

El mundial de 1986 consagra a Maradona como el mejor jugador de todos los tiempos. Antes de haber firmado el llamado “gol del siglo”, Diego ya era tildado como el genio del fútbol mundial pero, ¿en qué aspectos objetivos nos podemos basar para llegar a considerarlo el mejor de todos los tiempos?

En fecha 26 de mayo de 2014 el canal de la historia publicó un documental donde hicieron una comparación estadística entre Pelé y Maradona, tomando en cuenta el mejor rendimiento de ambos jugadores con sus respectivas selecciones de los campeonatos ganados en 1970 y 1986, ambas celebradas en México. Las estadísticas en cuanto a goles se refiere es la siguiente:

 

Pelé

Copa del Mundo 1970

Goles Asistencias Participación en goles
4 de 19 5

47.37%

 

Maradona

 

 

Copa del Mundo 1986

Goles Asistencias Participación en goles
5 de 14 5

71.43%

 

Sin duda que esta pequeña estadística no toma en cuenta muchos factores externos pero si analizamos tal cual aparece y lo ligamos a la historia del fútbol, esto nos demuestra que la selección de Brasil en su momento no era tan dependiente de Pelé como Argentina era de Maradona. El todo poderoso Brasil deleitó al futbol mundial con un juego en conjunto que era capaz de arrollar a cualquier equipo que se le ponía en frente en su época. Estamos hablando de una de las mejores selecciones que ha presentado un país en un campeonato mundial. Resultado pintoresco de ello fue el marcador de la final de 1970 en donde Brasil se impuso  4:1 a la selección Italiana.

Con esta estadística también es importante resaltar la gran incidencia de Maradona en los resultados del campeonato mundial de 1986, su participación en goles de esa edición mundial es asombrosa. Demuestra que este jugador fue capaz de empujar a un equipo que posiblemente sin su participación, no hubiese llegado a quedar campeón. Nos refleja además el gran potencial que tuvo como jugador en esa edición y sin duda, que fue más determinante con Argentina en la edición mundial de 1986 que Pelé con su equipo en 1970. Una comparación muy válida donde toman en cuenta contextos similares, jugadores considerados como los mejores del mundo y es al menos un dato objetivo en cuanto a la participación y fabricación de goles, tomando en cuenta que estos eran atacantes.

Gloria ampliada en el Nápoles

Es aquí donde sigue demostrando porqué fue el mejor de la historia. Ingresó en las filas de un equipo que jamás había conseguido un scudetto y gracias a su aporte, y de nuevo haremos énfasis en su determinación e influencia en los equipos que jugó, logran coronarse con su primer scudetto en la temporada 1986/87. Se enfrentó a grandes equipos de la época como el Milán o la Juventus de Turín, liderado por el gran Laudrup y Michel Platini, y ganaban con criterio.

Maradona logró en este equipo 2 scudettos, 1 copa de Italia, y 1 supercopa de Italia, siendo la época más gloriosa que el Nápoles ha tenido como club en primera división. Es uno de los aspectos que consideran muchos expertos que hace diferente a Maradona en comparación de cualquier otro jugador de élite mundial. Llegar a un equipo pequeño y liderarlo al éxito no es de cualquiera jugador apostar por ese tipo de experiencia.

Conclusión

El fútbol es un deporte hermosísimo que apasiona a muchísimas personas del mundo. Los fanáticos que tuvieron el placer de ver a Diego Armando Maradona jugar en vivo, no dudan que este jugador ha sido el más completo futbolísticamente en la historia del balompié. Han transcurrido 30 años de aquel mundial glorioso que Argentina se corona bajo la conducción fervorosa de un jugador extraordinario en todos los sentidos. Para mí, no ha existido ningún otro jugador que tenga el compendio de la  determinación, pasión, habilidad técnica e inteligencia futbolística que haya incidido tan drásticamente en los equipos que ha militó. Hablo de equipos como Boca Juniors en Argentina, o el F.C. Barcelona en España; arquitecto del histórico éxito que el Nápoles construyó a finales de los años ´80.

Si quieres citar este artículo hazlo así:

ALAS, GUSTAVO “EL GENIO DEL FÚTBOL: DIEGO ARMANDO MARADONA ”, publicado en la Revista Jurídica Digital Enfoque Jurídico, el día 10 de enero de 2016 en http://www.enfoquejuridico.info/wp/archivos/4436