Realidades Judiciales

JULIO, ENTRE MERITORIO Y SIRVIENTE

"Sus días siguientes no fueron muy diferentes, entre llevar a la Jueza de un lado a otro, pagar sus recibos, comprarle la comida, llevar el carro al taller, supervisar trabajos de construcción en casa de la Jueza, sacar documentos personales de su jefa, acompañarla al súper mercado, lavarle el carro, etc..."