Violencia intrafamiliar: concepto y formas

Concepto.

El proceso contra la violencia intrafamiliar es el recurso jurisdiccional que el Estado instituye con el fin de sancionar y erradicar los actos constitutivos de violencia intrafamiliar y establecer un marco represivo que coadyuve en la prevención de los mismos.

A través de este proceso se examina la veracidad de la violencia denunciada y su manifestación específica entre los sujetos que se adhieren dentro de la red de relaciones familiares. La prevención, sanción y erradicación de los actos de violencia en y por la familia fundamentan el contenido y alcance de su regulación normativa.

Su objetivo es sancionar los actos de violencia intrafamiliar en la puridad de su manifestación, pues la sanción viene dada al margen de cualquier causa que los justifica. La familia es una manifestación espiritual incompatible con los excesos de poder, de manera que la violencia se sanciona sin consideración de justificación alguna.

Violencia intrafamiliar. 

Violencia es la imposición de una situación concreta a través del uso de la fuerza. La aplicación de la fuerza siempre es desmedida y su recepción no deseada, y por ende su realización inevitablemente está asociada a un daño. La violencia intrafamiliar es la imposición de una situación concreta dañosa entre los sujetos familiarmente relacionados.

El proceso contra la violencia intrafamiliar no repara el daño ilegítimamente ocasionado, pero procura la supresión de la causa que puede volver a provocarlo. La reparación del daño por violencia intrafamiliar puede realizarse por otros medios, como el proceso de indemnización por daños morales y materiales, pero no a través del proceso contra la violencia intrafamiliar, pues dicha pretensión desborda el alcance de su regulación normativa.

El Artículo 3 de la Ley Contra la Violencia Intrafamiliar (LCVI) establece que Constituye violencia intrafamiliar, cualquier acción u omisión, directa o indirecta que cause daño, sufrimiento físico, sexual, psicológico o muerte a las personas integrantes de la familia. El deber de no dañar a otros es una de las pautas universales que inspiran su sanción, erradicación y prevención.

Formas de violencia intrafamiliar.

La Ley Contra la Violencia Intrafamiliar (Artículo 3) reconoce cuatro formas de violencia intrafamiliar. Dichas formas son las siguientes:

  1. Violencia psicológica: la afectación recae sobre la realidad espiritual de la víctima, esto es, en su integridad moral o psicológica. Las ofensas verbales, humillaciones, amenazas y manipulaciones son algunos de sus ejemplos. Esta forma de violencia también puede sustentarse en expresiones no verbales.
  2. Violencia física: la afectación recae sobre el cuerpo de la víctima. Se trata de un daño eminentemente material, dentro del cual no existen las tentativas. Los golpes, empujones, mordeduras y pellizcadas son algunas de sus ejemplos.
  3. Violencia sexual: la afectación recae en la realidad sexual de la víctima. El daño puede ser material y espiritual, pues el rompimiento de la integridad sexual de la víctima deja secuelas en su mente y cuerpo. El acoso y el soborno sexual, el contacto no consentido del cuerpo y la imposición de prácticas sexuales indeseadas son algunos de sus jemplos.
  4. Violencia patrimonial: la afectación recae en los bienes de la víctima. Estos bienes pueden tener un carácter utilitario o ser simples valores de estima. Lo que está en juego son los valores y posesiones que integran el patrimonio del sujeto. Destruir los enseres del hogar, sustraer los instrumentos de trabajo personal, apropiarse del dinero de la pareja o retener objetos de valor son algunos de sus ejemplos.

La muerte es una forma de violencia intrafamiliar sólo cuando su consumación está precedida por la interacción familiar dañosa. Sin embargo, no es una forma específica de violencia intrafamiliar que deba ser sancionada a través del proceso contra la violencia intrafamiliar, pues dicha facultad está reservada a las autoridades competentes para conocer, por ejemplo, del delito de homicidio o feminicidio. 

Otros tipos de violencia. 

Se debate acerca de la existencia de formas de violencia intrafamiliar diferentes a las enumeradas y que puedan ser sancionadas a través del proceso que las combate. Sin entrar a analizar las facultades o impedimentos que establece el principio de legalidad, se discute sobre la posibilidad de reconocer los tipos de violencia que reconoce el Artículo 9 de Ley Especial Integral para una Vida Libre de Violencia para las Mujeres (LEIV) y sancionarlos dentro del proceso contra la violencia intrafamiliar, como los tipos de violencia económica, emocional y simbólica.

Sin embargo, se ha sostenido que los tipos de violencia económica y emocional de la LEIV pueden subsumirse dentro de las formas de violencia patrimonial y psicología de la LCVI respectivamente, y que la violencia simbólica no podría integrar el catalogo de formas de violencia que reconoce esta ley, por no representar una forma de violencia individualizada, sino que su manifestación está referida a expresiones representativas de dominación, desigualdad y discriminación a escala social.