Actividad delictiva previa en el delito de lavado de dinero.

El delito del lavado de dinero y de activos es uno de los delitos financieros más importantes por combatir, al punto que existen organizaciones internacionales, como el Grupo de Acción Financiera Internacional[1] (GAFI), dedicadas a combatir el blanqueo de capitales. Incluso, el delito de lavado de dinero es catalogado como un delito de gran envergadura, ya que, según la Oficina de las Naciones Unidas contra la droga y el delito (UNDOC), se cuantificó que en el año 2009 se lavó 1.6 billones de dólares, siendo sólo posible recuperar el 1% de esos activos ilícitos.[2]

Al haber tanta dificultad en la recuperación de activos y su combate, es necesario comprender de forma doctrinaria la complejidad que yace en el delito de lavado de dinero y de activos, para que puedan ser procesados los culpables y, sobre todo, para que las personas inocentes no sean injustamente procesadas o condenadas en base a la ignorancia del conocimiento científico de este delito.

Uno de los pilares más importantes es la comprensión del tema de la Actividad Delictiva Previa en el delito de lavado de dinero y de activos. Es importante ya que el mismo Artículo 4 de la Ley contra el Delito de Lavado de Dinero y de Activos (abreviada LECLADA) en sus Incisos 1 y 2 hacen énfasis a las frases “…que procedan directa o indirectamente de actividades ilícitas” (Artículo. 4 Inciso 1) y “… encaminada ocultar el origen ilícito…” (Artículo 4 Inciso 2).

Ese requisito establecido en esta ley especial penal es la denominada actividad delictiva previa, o también conocido como delito previo, delito precedente, delito fuente, etc. No importa cuál es la denominación, pero la figura será exactamente la misma.

Isidoro Blanco Cordero enfatiza que la actividad delictiva previa es un elemento normativo del tipo, el cual es totalmente importante para configurar el delito del lavado de dinero porque de la actividad delictiva previa, es que nacen los bienes/activos ilícitos los cuales son colocados, ocultados o integrados en el sistema financiero[3].

El elemento normativo del tipo se debe entender como aquel requisito indispensable para poder imputar, acordemente, el delito de lavado de dinero y de activos; debe acreditarse tal figura, caso contrario, la imputación del delito de lavado de dinero y de activos sería atípico, es decir, no perseguible por la Fiscalía General de la República y no juzgable por el sistema judicial.

Así mismo Cordero Blanco enfatiza, citando doctrina suiza[4], en la actividad delictiva previa como una Condición Objetiva de Punibilidad. Esto versa en que el delito precursor del delito de lavado de dinero no es merecedor de una pena, por lo tanto, la punición del delito de lavado de dinero no es viable.[5]

Por otro lado, desde la doctrina peruana, comparte el doctor Tomás Aladino Gálvez Villegas, en oposición a lo desarrollado por Blanco Cordero, que la actividad delictiva previa como elemento normativo del tipo es una causal para que fracasen los procesamientos y condenas contra el delito de lavado de dinero y dificulta su combate[6].

Por lo tanto, para este autor peruano funcionalista es mejor hablar de autonomía material y autonomía procesal, y no de actividad delictiva previa, ya que el delito de lavado de dinero al ser un delito autónomo, protege bienes jurídicos distintos al delito previo (autonomía material) y también imputar el delito de lavado de dinero no depende de una cuestión de prejudicialidad o depende de pruebas relacionadas al delito previo.[7]

El mismo autor se contradice en que la autonomía de este delito no debe ser una autonomía total, ya que no se encontraría ante el delito de lavado de dinero, sino ante otra cosa, la cual no se determina mediante la exposición doctrinaria del Dr. Gálvez Villegas.[8]

La misma doctrina peruana, a través de Percy García Cavero, al igual que Cordero Blanco, enfatiza en que la actividad delictiva previa es un elemento normativo del tipo, y que este requisito, al ser un delito previo, tiene que cumplir con los preceptos de tipicidad y antijuridicidad, por lo que deben acreditarse por la comisión de hechos delictivos concretos que hayan dado nacimiento a las ganancias o activos ilícitos.[9]

La jurisprudencia alemana no ha callado y destaca la importancia de acreditación de la actividad delictiva previa.

Por medio de la sentencia del día del 12-VII-2016, la Corte Federal Alemana, en la sentencia con número de referencia StR 595/15, en un caso de contrabando de cigarrillos y la ganancia generada, destaca que en caso de no configurarse acordemente el hecho delictivo que generó las ganancias, no puede configurarse el delito de lavado de dinero[10],  ya que eso sería una lesión a la sana crítica y a la debida motivación (Kognitionspflicht)[11].

De igual manera en la sentencia del día 26-VIII-2014, con referencia 5 StR 185/14 de la Corte Federal Alemana, analizando una estafa internacional en donde hay conexión de movimientos financieros entre Francia y Chipre, en el cual unos ciudadanos alemanes, presuntamente, habrían cometido una estafa en Francia; se trianguló el dinero, existiendo, aunado a ello, Reporte de Operaciones Sospechosas (Verdachtsmeldungen). En esta circunstancia, si no existen pruebas indiciarias[12] o no existe alguna manera de acreditar el hecho delictivo generador de capital no puede configurarse el delito de lavado de dinero; es decir, por más reporte de operaciones sospechosas que exista, tiene que acreditarse adecuadamente el delito previo, ya que así lo pide la ley alemana en el Artículo 261 StGB (Código Penal Alemán).

Conclusión.

La actividad delictiva previa es un elemento normativo del tipo que es enteramente necesario para la imputación del delito de lavado de dinero. En caso de que no pueda demostrarse acordemente la existencia del delito previo, no puede continuarse un proceso penal en el cual se imputa el delito de lavado de dinero y mucho menos lograrse una condena al respecto.

Es por ello que las investigaciones patrimoniales deben ser globales, coordinadas, no sólo con las instituciones nacionales pertinentes, sino también con las internacionales, para que se pueda lograr el combate efectivo contra el lavado de dinero y de activos.

Al ser un elemento normativo del tipo y una exigencia del principio de legalidad  penal, es menester que al menos se enfatice qué delito es en sí – el cometido -, del cual se generaron las ganancias ilícitas, caso contrario, si solamente se presentan actividades criminales genéricas, o peor aún, supuestos en los cuales no exista acreditación alguna del origen ilícito de los capitales/activos maculados, no procederá mayor éxito. Llegando incluso a discutirse violaciones constitucionales por sobrellevar un proceso penal sin acreditar, de forma coherente, acorde a doctrina y jurisprudencia internacional, la actividad delictiva previa en la imputación del delito de lavado.

Por lo visto, el conocimiento primordial del delito de lavado de dinero, su investigación, su acreditación de pruebas, su dominio con el manejo de prueba documental, debe ser acorde a las exigencias de un Estado Liberal y Social de Derecho, en el cual se respetan derechos y garantías fundamentales, y pueda combatirse el crimen organizado o la delincuencia financiera acorde.

De ignorarse el conocimiento especializado respecto al delito de lavado de dinero, pueden las instituciones transformarse en entes despóticos y tiránicos, los cuales sólo procesarían y condenarían individuos inocentes, mientras que, los delincuentes de cuello blanco quedarían en las alas de la impunidad, ya que entienden como es el modo de operar de los procesos de lavado de dinero.

Referencias:

[1] En inglés sus siglas son FATF, de Financial Action Task Force.

[2] ORGANIZACIÓN DE NACIONES UNIDAS, UNODC estima en 1,6 billones de dólares lavado de dinero en 2009, año 2011, en http://www.un.org/ (Consultado 30-08-17). Enlace: http://www.un.org/spanish/News/story.asp?NewsID=22085#.WadlqrLygZ4

[3] ISIDORO BLANCO CORDERO (Año 2015) El Delito de Blanqueo de Capitales, Madrid, España, Editorial Thomson Reuters, cuarta edición. Pp. 372-373.

[4] Isidoro Blanco Cordero, Op.Cit. P. 373-374. El autor cita tanto a Bockelnmann (“Über das Verhältnis der BgünstigungzuVortat”), Schmid (“Anwendungen der Straftatbeständdegegen die Geldwäscherei, vorallemStGB Art. 305 bis”) y Ackermann (“Geldwäscherei-Money Laundering”).

[5]Jürg-Beat Ackermann (Año1992), Geldwäscherei-Money Laundering. EinevegleichendeDarstellung des Rechts und der Erscheinungsformen in den USA und der Schweiz, Zurich, Suiza, Editorial Schulthess, p. 240.

[6] Tomás Aladino Gálvez Villegas (Año 2016) Autonomía del Delito de Lavado de Activos. Cosa Decidida y Cosa Juzgada, Lima, Perú, editorial Ideas Solución Editorial, p. 195.

[7] Ídem. Pp. 198-206.

[8] Ídem. P. 214. En crítica contra otro doctrinario peruano, siendo Marcial Eloy Páucar Chappa.

[9]Percy García Cavero (Año 2016), El Delito de Lavado de Activos, Lima Perú, Editorial IB de F, Pp. 91-92.

[10] Cita original: “Daranfehot es, wenn – wiehier – das TatgerichtzwarvomVorliegeneinerVortatausgeht, diese sic haber nichthinreichendkonkretisierenlässtund der Täterdeshalbinsoweitnichtverurteiltwerdenkann.”

[11] Cita original: “Es isthierbeiaberauf der GrundlageeinerrechtsfehlerfreienBeweiswürdigung zum Schlussgelangt, dasseineVerurteilung der AngeklagtenwegenBeteiligungan den Vortatendeshalbnichtefolgenkönne, weileinehinreichendeKonkretisierung der Vortaten”inErmagelung von Beweismittlen”.”

[12] Cita original: “Das neueTatgerichtwirdbeierneuterAnhanmeeiner .- wahlweisebegangenen – Vortat der Untreuezubeachtenhaben, dasseingewerbsmässigesHandeln des Chefbuchhandlers der P. bislangnichtdurchBeweistatsachendargetanist.

Cita así:

LANGLOIS, RICARDO. “Actividad delictiva previa en el delito de lavado de dinero”. Publicado en la Revista Jurídica Digital “Enfoque Jurídico” el 05 de septiembre de 2017 http://enfoquejuridico.org/2017/09/05/actividad-delictiva-previa-en-el-delito-de-lavado-de-dinero/

  • Pingback: La declaración jurada y la toma de datos, insuficientes para prevenir lavado de dinero - Enfoque()

  • Roberto Rodriguez

    Excelente articulo!
    Ahora con la incorporación del sector real en la ley de lavado, se identifican algunos vacíos y dudas sin resolver, inclusive la recomendacion de controles que no aplican para los nuevos obligados por ejemplo se habla de actividades activas y pasivas u otras que unicamente se aplican al sector financiero. Esto se comprende ya que suponemos que por la presión de implantar la legislación y que ademas resulta mas complicado considerando que los negocios son mas diversos, que regular únicamente un solo sector (financiero).

    Cuando nos va a regalar un articulo relacionado a las faltas que supone la adopcion de la ley en el sector real de la economia?