¿Se puede establecer un estado familiar vía judicial sin realizar audiencia de sentencia?

Los litigantes se enfrentan a diferentes obstáculos en la práctica forense, uno de los más comunes son los famosos “criterios de los jueces”, que basan su interpretación bajo el principio de Independencia Judicial, olvidando que este principio es una garantía para el ciudadano y no un privilegio del juzgador.

En ese sentido hablaremos esta vez de una de las tipologías que en materia de familia no posee uniformidad para su presentación, debiendo los litigantes someterse a los criterios de cada sede judicial, no obstante la ley es clara en precisar el procedimiento que se debe desarrollar, nos referimos a las diligencias para establecer el estado familiar.

¿Qué es el estado familiar? Ya el artículo 186 del Código de Familia (CF) nos lo conceptualiza, al determinar que es la calidad jurídica que tiene una persona en relación a la familia y por el cual le atribuye la ley derechos y deberes. La naturaleza jurídica del estado familiar es la de ser un atributo de la personalidad, como el nombre, la nacionalidad, el domicilio, el patrimonio.-

Ejemplo de Caso aplicable:

“Carmen es una adolescente de 15 años de edad, vive junto a su madre en la colonia Zacamil, municipio de Mejicanos. Por negligencia de sus progenitores, nunca se le inscribió la Partida de Nacimiento, a la fecha, en la escuela donde estudia le están exigiendo este documento para su proceso de graduación.”

Una de las primeras dudas que surge en estos casos es cómo identificar la diligencia de jurisdicción voluntaria, en algunos Tribunales de Familia la llaman: “Estado Familiar Subsidiario”, “Estado Familiar Subsidiario de Hija o Hijo”, “Omisión de Inscripción del Estado Familiar de Hija o Hijo”, etc.; tal como lo cita Cristian Palacios, en su obra “El Estado Familiar: de la ineficacia de los asientos del registro del estado familiar” el nombre correcto es “Establecimiento Subsidiario del Estado Familiar de Hija o Hijo” (página 75).

El segundo punto es dónde interponer la diligencia, ya el artículo 64 de la Ley del Registro del Estado Familiar y de los Regímenes Patrimoniales del Matrimonio (LREFRPM), es claro al establecer que el juez competente es el juez de familia de la jurisdicción del registro donde ocurra el asunto a resolver, sin embargo es de tomar en cuenta que la Corte Suprema de Justicia en resolución proveída a las catorce horas del uno de marzo del año dos mil once, referencia SGKR 163-2011, resolvió “…en los casos de Jurisdicción Voluntaria al no existir la figura del demandado, el Juez ante el que se inician tales diligencias, debe conocer de ellas; puesto que, el lugar de interposición de la solicitud obedece a la voluntad de los interesados, no existiendo criterios específicos de competencia para dichas diligencias…”; por lo anterior podemos sustentar legalmente que el juez competente es el que conozca sobre casos como el descrito debe ser el juez de la jurisdicción del registro donde ocurra el asunto, así como también el juez de la jurisdicción donde los interesados interponen la diligencia, en virtud del principio de la Autonomía de la Voluntad; en consecuencia un juzgador que se declare incompetente rechazando uno de los dos criterios de competencia citados, estará actuando al margen de la ley y afectaría los intereses de los solicitantes.-

En tercer lugar es importante considerar ¿qué se debe probar en este caso? Ya el artículo 197 del CF indica que para declarar judicialmente una inscripción del estado familiar deberán probarse los hechos o actos que lo originaron o probar la posesión del estado familiar. Claramente la ley manda a probar al menos una de esas dos situaciones, dependiendo de las pruebas que sustenten nuestro caso.

Dicho lo anterior, pasamos a otra de las dudas de los litigantes, y es sobre los “famosos criterios de los jueces” en cuanto al momento de dictar sentencia en estas diligencias.

¿Se debe dictar sentencia en estas diligencias sin llevar a cabo la audiencia de sentencia?

Algunos jueces de familia decretan sentencia sin señalar audiencia de sentencia, únicamente resuelven con  la prueba documental que se les presenta, sin embargo existen otros que están en contra de este tipo de decisiones, por considerar que es en la Audiencia de Sentencia donde se debe producir la prueba.-

Antes de la entrada en vigencia del Código Procesal Civil y Mercantil, el Código de Procedimientos Civiles (CPC), regulaba en su artículo 514, el modo de proceder en materias de “mero derecho”, se establecía que “causa de mero derecho era la que disputaba sobre la aplicación de la ley a la cosa cuestionada, justificando los hechos con instrumentos públicos o auténticos no contradichos”. Esta era la base jurídica que se tomaba para establecer, entre otros casos, las diligencias de establecimiento subsidiario del estado familiar de mero derecho, estando en vigencia el CPC; esta regulación fue eliminada en el CPCM.-

Pero si hemos de responder la pregunta respondemos que sí, se puede establecer subsidiariamente un estado familiar con solo la valoración de la prueba documental, sin necesidad de que se haga su producción en audiencia de sentencia.

El artículo 53 de LPrF expresa que la prueba se debe producir en audiencia, salvo las excepciones legales, esto fue una novedad para el sistema jurisdiccional pues con la entrada en vigencia de la ley adjetiva y sustantiva de familia, en el año mil novecientos noventa y cuatro, la oralidad pasó a ser una protagonista dentro el debido proceso legal, como principio rector, por tanto la producción de los medios probatorios debía ser mediante la oralidad (art. 3 lit. d LPrF).-

Ya con el CPCM en vigencia, sucedió lo siguiente, el artículo 341 de dicho código, al hablar sobre el valor probatorio de los instrumentos, es categórico en determinar que los instrumentos públicos son prueba fehaciente de los hechos, actos o estado de cosas que documentan; el artículo 331 CPCM establece que los instrumentos públicos son los expedidos por notario, o por autoridad o funcionario público en el ejercicio de su función, en el caso que desarrollamos, la constancia de nacimiento o el certificado de nacimiento son extendidos por funcionarios públicos en el ejercicio de sus funciones; así, el artículo 334 CPCM les da la categoría de auténticos a este tipo de pruebas documentales.-

Teniendo claro lo anterior, nos referimos al artículo 310 inciso 3° CPCM, éste indica que cuando la prueba que se deba practicar sea sólo documental, el juez pasará a dictar sentencia, complementando en el mismo sentido el artículo 402 del mismo cuerpo normativo, al regular que la audiencia probatoria tendrá por objeto la realización en forma oral y pública de los medios de prueba, sin embargo los documentos no necesitan de la oralidad (como si la prueba testimonial) para su reproducción, siendo ésta una de las excepciones establecidas por la ley.-

Por lo que podemos concluir que si en una diligencia de Establecimiento subsidiario del estado familiar, se presenta prueba documental de constancia de nacimiento o certificado de nacimiento de Hospitales Nacionales, se prueba de manera fehaciente el hecho del nacimiento, es decir el hecho que originó el estado familiar de hija o hijo (art. 197 CF); por otro lado si no se cuenta con instrumentos públicos que den fe del nacimiento, deberá de probarse la posesión del estado familiar de hija o hijo, considerando la doctrina tres elementos para su configuración: el nombre (uso del apellido familiar), el trato (de forma pública como hija o hijo) y la fama (que el trato sea conocido tanto en la familia como en la sociedad) (obra “El Estado Familiar de la ineficacia de los asientos del registro del estado familiar”, Cristian Palacios, página 75), y éste sí necesita de la oralidad para la producción de la prueba testimonial.-

Es importante que este tipo de normas jurídicas se respeten y se cumplan por parte del juzgador en tipologías como estas (otro ejemplo aplicable es en la rectificación de partida de nacimiento art. 193 CF), no sólo porque hacen más expeditos los procedimientos y la solución jurídica para los afectados, sino que genera menos carga para la calendarización de audiencias, espacios que pueden ser utilizados para audiencias donde se requiere la oralidad y publicidad de los medios de prueba.

Cita así:

NOCHEZ, EDWIN. “¿Se puede establecer un estado familiar vía judicial sin realizar audiencia de sentencia?”. Publicado en la Revista Jurídica Digital “Enfoque Jurídico” el 29 de agosto de 2017 http://enfoquejuridico.org/2017/08/29/se-puede-establecer-un-estado-familiar-via-judicial-sin-realizar-audiencia-de-sentencia/