Lo que necesitas saber sobre la demanda y su contestación.

La demanda es el medio que las personas utilizan para hacer del conocimiento del juez la pretensión que persiguen. En ella se describen los hechos que justifican la pretensión y se alega el derecho que la ampara. El corazón de la demanda es la pretensión, por cuanto aquella se organiza en función de esta. Teóricamente es el instrumento capacitado por la ley para materializar el derecho de acción y empíricamente constituye un documento dirigido al juez con las formalidades establecidas en el artículo 42 de la Ley Procesal de Familia – LPF –.

Si la pretensión es una aspiración jurídica autónoma que impone la posibilidad de la controversia, la demanda es el instrumento que la hace posible, por cuanto es el contenedor que puesto en manos del demandado establece los límites del debate. Si se recurre a una representación de lenguaje, se dirá que la pretensión es el mensaje principal que el demandante-emisor transmite al demandado-receptor y, bajo esta lógica, la demanda seria el instrumento que facilita la canalización del mismo. La demanda, entonces, es el vehículo de la pretensión que avanza con destino al legítimo contradictor.

La demanda contiene un mensaje codificado bajo formas jurídicas, y como tal puede ser decodificado, interpretado y contestado. La contestación de la demanda representa la posibilidad de reaccionar contra la pretensión y, a su vez, la posibilidad de enlazar una nueva petición a través de la reconvención. No se trata de un mecanismo de acción en si mismo, sino de una oportunidad de defensa. Teóricamente la contestación de la demanda es el instrumento capacitado por la ley para ejercer el derecho de defensa y empíricamente es un documento dirigido al juez con las formalidades del artículo 46 LPF.

La contestación de la demanda es el instrumento de los justiciables para anular las prestaciones que se les quieren imponer; en otras palabras, es el medio que las personas utilizan para defenderse de las pretensiones incoadas en su contra. En ella se alegan los motivos por los cuales la pretensión o el trámite resultan improcedentes, pues narra los hechos que justifican la defensa y expone el derecho que la sustenta. Si la tesis de la demanda es la pretensión, la antitesis de la contestación de la demanda es la excepción. Siguiendo la misma línea conceptual, la excepción se constituye como el corazón de la contestación de la demanda.

El núcleo de la demanda y su contestación delimitan los puntos de la controversia y, en los procesos dispositivos, limitan el campo de actuación del juez, porque en virtud del principio de congruencia (artículo 218 inciso 2º del Código Procesal Civil y Mercantil – CPCM –), el juez no puede resolver más de lo pedido, menos de los resistido, ni cosa distinta a la solicitada por las partes. A esto se refiere el artículo 122 LPF cuando establece: “Concluidas las alegaciones se procederá en la misma audiencia a dictar el fallo en el que se resolverán todos los puntos propuestos (…)”. Esos puntos propuestos son los que se incorporaron en la demanda y su contestación y que no fueron objeto de allanamiento, conciliación, desistimiento, renuncia o transacción.

Ahora bien, existen determinados procesos en los que el juez puede desbordar los límites impuestos por las partes, porque la ley le impone el deber de pronunciarse aun sobre aspectos o situaciones que no fueron alegados por ellas. El carácter inquisitivo del juez en este tipo de casos estará determinado por la ley y por el tipo de pretensión que se invoca. A esto se refiere el artículo 122 LPF cuando dispone: “(…) se resolverán todos los puntos propuestos y los que por mandato legal sean su consecuencia (…)”. Por ejemplo, el juez puede imponer el pago de alimentos a favor de los hijos aun cuando no se le hubiere solicitado, siempre que cuente con una causa eficiente y con los elementos probatorios mínimos para hacerlo.

Cita así:

PALACIOS, CRISTIAN. “Lo que necesitas saber sobre la demanda y su contestación”. Publicado en la Revista Jurídica Digital “Enfoque Jurídico” el 28 de agosto del 2017 http://enfoquejuridico.org/2017/08/28/lo-que-necesitas-saber-sobre-la-demanda-y-su-contestacion/