Serie: sobre las reformas a la Ley de Extinción de Dominio. Entrega cinco.

Quinta reforma.

Se crea en la LEED lo relativo a la prescripción, creándose el Art. 12-A LEED, en el cual prescribe la acción de extinción de dominio desde el momento de la adquisición o destinación ilícita para diez años, y de treinta años para comisión de delitos en modalidad de crimen organizado, organizaciones terroristas y delitos relacionados a las drogas.

El problema más claro es que desde que se emitió la ley, nunca existió un artículo en el cual dijera que la acción de extinción de dominio tuviera un plazo, o fuera imprescriptible, tal como lo ha desarrollado el constitucionalismo colombiano.

Tal como dice la sentencia C-740/03 de la CC colombiana: “…los vicios que afectan el patrimonio mal habido jamás pueden sanearse, y menos todavía inhibir al Estado para perseguir los bienes mal adquiridos…” Bajo ese precepto es que se ha considerado la acción de extinción de dominio como imprescriptible. Por lo que los profesionales con fuerte influencia colombiana podrían inferir que la extinción de dominio ha sido mallugada para ir contra el crimen organizado y la corrupción.

Desde el punto de vista del garantismo penal, tener un plazo de prescripción ha sido como un límite del derecho a sancionar (Ius Puniendi[1]), siendo la única excepción los crímenes de guerra o crímenes de lesa humanidad[2]. Aun así, desde un término científico garantista, ya hay incluso publicaciones que cuestionan la imprescriptibilidad de los delitos de corrupción[3], por lo que una acción de carácter sancionatorio como lo es la de extinción de dominio es merecedora de un plazo de prescripción.

Aunque si bien esto puede verse como una apología a la corrupción, es menester señalar que no lo es, también es impunidad al poner como imprescriptibles cualquiera que sea los delitos, es incentivar el “para más luego” en el quehacer de investigación criminal. Impunidad es no investigar y no ejercer las acciones legales sancionatorias correspondientes en tiempo y forma, aunado a ello, los medios probatorios solo pueden desaparecer o destruirse, por lo que tener un plazo de prescripción es necesario para un buen ejercicio de la persecución criminal.

Otra disyuntiva existe con el plazo de retrospectividad, desarrollado en esta revista anteriormente[4], es admisible que los bienes de origen ilícito no son acreedores de la teoría de los derechos adquiridos; tal teoría es perfectamente aplicable en materia de extinción de dominio para el fundamento de motivaciones judiciales.

Aunque sí, debe de tenerse en cuenta que nadie fuera de Colombia tuvo claro cómo funcionaba o hasta donde llegaba el plazo de retrospectividad, por lo que tener un plazo de prescripción pudo haber sido lo más razonable, sin embargo, en el momento de su implementación por medio de esta reforma, se ventilan muchos casos en los cuales se está procediendo por presuntas comisiones delictivas de ex funcionarios, por lo que se podría suponer que existe una forma de blindaje desde la asamblea legislativa.

El asunto de la prescripción y la retrospectividad debe ser revisada desde un ámbito de garantías fundamentales, y al reconocer la naturaleza sancionatoria de la extinción de dominio, se puede hacer un debate especializado sobre la retrospectividad y la retroactividad penal.

Finalmente la misma lógica de violación al principio de igualdad de la ley aplica para la prescripción de 30 años con los tipos de criminalidad que menciona la ley, la misma lógica de previsible inconstitucionalidad sería aplicada como en la segunda reforma de esta ley.

Continuar leyendo análisis de la sexta y séptima, reforma el Art. 14 literal A y al inciso segundo al Art. 23 LEED.

Citas:

[1] Sala de lo Constitucional, Corte Suprema de Justicia, sentencia del día 9 – VIII – 2013, referencia Inc. 23-2013.

[2] Convención sobre la imprescriptibilidad de los crímenes de guerra y de los crímenes de la humanidad, adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en su Resolución 2391 (XXIII) de 25 de noviembre de 1968,

[3] Susan Segura Valenzuela. (Año 2017). El engaño tras la imprescriptibilidad de los delitos contra la administración pública. Visitado el día 22 de julio de 2017, de Legis Perú Sitio web: http://legis.pe/engano-tras-la-imprescriptibilidad-los-delitos-la-administracion-publica/

[4] LANGLOIS, RICARDO. “LA RETROSPECTIVIDAD NO ES RETROACTIVIDAD EN MATERIA DE EXTINCIÓN DE DOMINIO”. Publicado en la Revista Jurídica Digital “Enfoque Jurídico” el 22 de febrero de 2017 http://www.enfoquejuridico.info/wp/archivos/6385

Cita así:

LANGLOIS, RICARDO. “Sobre las reformas a la Ley de Extinción de Dominio. Entrega cuatro”. Publicado en la Revista Jurídica Digital “Enfoque Jurídico” el 22 de agosto de 2017