La contestación de la demanda.

Contestar la demanda es hacer del conocimiento del juez la posición que el demandado tiene respecto de la pretensión, ya sea que se oponga a ella o no. En su dimensión negativa, la contestación de la demanda es el instrumento de los justiciables para anular las prestaciones que se les quieren imponer. En su dimensión positiva, es el medio para reconocer los hechos que sustentan la pretensión del actor. Cuando existe reconocimiento de los hechos y del derecho invocado por el actor, entonces se habla de allanamiento.

Contestar la demanda es un derecho procesal del demandado, porque representa una facultad inherente a su condición procesal, pues en virtud de la garantía de audiencia y del derecho de defensa ninguna persona puede ser privada de su derecho a contestar la demanda. Además es una carga procesal, ya que representa la posibilidad de oponerse a la pretensión, o reconocer determinados presupuestos que la sustentan. En efecto, contestar la demanda no es una obligación sino una oportunidad que se determina por el emplazamiento.

La demanda puede contestarse en dos sentidos: en sentido negativo o en sentido positivo.

  • Contestarla en sentido negativo significa negar los hechos que se alegan en la demanda, ya sea que se nieguen los hechos afirmados por la parte demandante o se aleguen verdaderas excepciones que desvirtúen el derecho invocado por el actor o el trámite conferido a la pretensión por el juez. Por ejemplo, el demandado puede limitarse a decir que los hechos alegados por el actor no son ciertos o ir más allá de la simple negación e interponer excepciones procesales o materiales, como la acumulación indebida de pretensiones, la falta de integración de litisconsorcio, la irregularidad del título, la caducidad de la acción, entre otras.
  • Contestarla en sentido positivo significa aceptar como verdaderos los hechos que se alegan en la misma. Es importante comprender que contestar la demanda en sentido positivo no es lo mismo que allanarse a la pretensión, tal como luego se verá.

Es posible contestar parcialmente la demanda en sentido negativo y en sentido positivo, siempre que se trata de hechos o pretensiones diferentes. Por ejemplo, se puede contestar en sentido positivo la demanda en cuanto a la fecha de separación de los cónyuges, pero en sentido negativo la causa que lo originó.  Asimismo, se puede contestar en sentido positivo los hechos que fundamentan la pretensión de divorcio y en sentido negativo los hechos que fundamentan la pretensión de alimentos a favor de los hijos.

Conforme al artículo 46 de la Ley Procesal de Familia (LPF), la contestación de la demanda debe cumplir los siguientes requisitos:

  • Constar por escrito. El escrito de contestación de la demanda se agrega al expediente judicial. La contestación se presenta ante el tribunal que admitió la demanda y ordenó el emplazamiento del demandado. Si la demanda se contesta el último día para hacerlo, ante un tribunal diferente y en un horario inhábil, la demanda se tiene por no contestada y se declara inadmisible la reconvención, si se hubiera interpuesto. Además, el artículo 145 inciso 5º Código Procesal Civil y Mercantil (CPCM) establece que los plazos vencen en el último momento hábil del horario de oficina del día respectivo. Con esto se niega la antigua práctica de abogados consistente en presentar la contestación de la demanda el último día del plazo ante el juez de paz de turno y en un horario inhábil para el juzgado de familia.
  • Pronunciarse sobre la verdad de los hechos alegados por el actor. En la contestación el demandado debe pronunciarse sobre la verdad los hechos alegados en la demanda. Puede alegar otro tipo de hechos como fundamento de las excepciones, es decir, como motivos de oposición, pero no con el ánimo de fundamentar una aspiración procesal autónoma, es decir, una pretensión, pues en este tipo de casos la contestación de la demanda incorporaría una reconvención, la cual deberá cumplir con todos los requisitos de una demanda. La posibilidad de alegar excepciones al momento de contestar la demanda se regula en el artículo 50 LPF.
  • Ofrecer y determinar los medios de prueba. Rige lo mismo que se indicó sobre los requisitos de la demanda. Asimismo, debe cumplir con los requisitos enunciados en las letras a), b), g), i) y j) del artículo 42 LPF, con las modificaciones oportunas en relación a la condición del demandado. Sobre estos requisitos ya se ha hablado.

Cita así:

PALACIOS, CRISTIAN. “La contestación de la demanda”. Publicado en la Revista Jurídica Digital “Enfoque Jurídico” el 22 de agosto del 2017 http://enfoquejuridico.org/2017/08/22/la-contestacion-de-la-demanda/