¿Puedo grabar a mi jefe si sospecho que quiere despedirme injustificadamente?

El artículo dos inciso segundo de la Constitución establece:

“Se garantiza el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen.”

Sin duda en la era en que vivimos el derecho a la intimidad personal y familiar se ve expuesta una y otra vez por el uso de las tecnologías. Una de las mayores ausencias que vive la región es en relación al Derecho Informático, es necesario que los países aseguren el uso informático bajo códigos de conducta conocidos por los internautas, la obligatoriedad de autorregulaciones para los proveedores de acceso a Internet, adoptar principios ya desarrollados por organizaciones internacionales como la Unión Europea y que el Estado tenga una participación mayor en foros que potencializan este Derecho.

Al no existir una regulación base, quedan expuestos un sinfín de escenarios que puedan propiciar la violación al derecho a la intimidad, uno de los más complejos es la relación empleado-empleador. En España se ha discutido sobre los límites que tiene el patrono para auxiliarse de los medios tecnológicos y sustentar el despido de un trabajador, sobre esto los Tribunales de Madrid coinciden en hacer valer el principio de proporcionalidad en estos casos, por ejemplo al patrono le sirve de muy poco saber qué hace su empleado los viernes o sábados por la noche, sin embargo las redes sociales pueden ser muy útiles para justificar que su trabajador ha realizado actividades personales sin permiso en la jornada laboral.

Otro ejemplo es de la sala de lo penal del Tribunal Supremo de España, en sentencia de 2014, donde estableció que los correos institucionales podían ser vigilados por el patrono siempre y cuando ya hubiesen sido recibidos y abiertos por sus destinatarios.

Pero ¿puede el empleado hacer uso de las mismas tecnologías para utilizarlas como prueba contra su empleador? La respuesta es sí, en un caso del Tribunal de Tarragona en el año 2007, un jefe de recursos humanos utilizó su móvil personal para grabar a un empleado que solicitaba una indemnización que no le correspondía. Sobre esto el Tribunal Supremo de España ratificó el uso de grabaciones de la misma manera por parte de los empleados contra sus jefes para fundamentar despidos injustificados.

Es un hecho, las tecnologías son parte de nuestra realidad y por ello la importancia de darles un uso adecuado y responsable, pues en definitiva lo que con ellas realizas pueden llegar a afectar o favorecer tu vida profesional.