FUSADES descubriendo el agua tibia

Se trata de un cuadro curioso, ver a FUSADES preocupado por la presunción de inocencia resulta de alguna forma similar a ver un banquero preocupado por el alza de  los intereses en las sumas que ha prestado.

El consternado comunicado del tanque de pensamiento de derechas, realizado el 8 de febrero del presente año, titulado “La presunción de inocencia y el trato a los imputados”, nos recuerda una verdad conocida: “La presunción de inocencia impone al Estado la obligación de tratar a los imputados por delitos como inocentes desde el inicio hasta el final del proceso penal”[1], declaración motivada por las condiciones de detención, o bien la detención misma, de dos abogados imputados del delito de “Evasión de Impuestos” en más de dos millones de dólares.

En lo personal, el comunicado de FUSADES me recuerda aquel poema de Martin Niemöller, “Ellos vinieron”:

“Primero vinieron a buscar a los comunistas, y yo no hablé porque no era comunista. Después vinieron por los socialistas y los sindicalistas, y yo no hablé porque no era lo uno ni lo otro. Después vinieron por los judíos, y yo no hablé porque no era judío. Después vinieron por mí, y para ese momento ya no quedaba nadie que pudiera hablar por mí”

Por fin vinieron por alguien que preocupó a FUSADES, aunque es un poco tarde, porque ya casi se llevaron a todos.

En nuestro país, el quebrantamiento de la presunción de inocencia no es ninguna novedad, ya desde el año 2003 la Fundación de Estudios para la Aplicación del Derecho (FESPAD) denunciaba la realización de detenciones masivas como forma sistemática del actuar institucional policial. Para el año 2005 la misma entidad mostraba su preocupación por “más de 20,000 detenciones masivas y arbitrarias de personas que pertenecen o parecen pertenecer a maras o pandillas” como parte de los planes “Mano dura” y “Súper Mano Dura”[2].

Estas practicas institucionales lejos de detenerse, aumentaron y se sistematizaron, junto con las violaciones al principio de presunción de inocencia y el uso en primer plano de las políticas de cero tolerancia, tanto así que para el año 2009, el PNUD a través de su Informe sobre Desarrollo Humano denominado “Abrir espacios para la seguridad ciudadana y el desarrollo humano” realizaba un grito de auxilio señalando que:

“En El Salvador (…) la tasa de homicidios no disminuyó (y aun, según algunos, aumentó), la población carcelaria se multiplicó, la casi totalidad de los atrapados en “redadas masivas” tuvieron que ser liberados por falta de pruebas, las pandillas se endurecieron, se produjeron muchas violaciones de los derechos humanos y las encuestas de opinión marcaron una creciente desilusión de la ciudadanía con aquellas medidas efectistas”[3]

Con esto llegamos a nuestro caótico presente, un panorama desolador donde conviven miles de Wendy Morales[4], rodeadas de escenarios similares a la hacienda de San Blas[5], un presente en el que la Corte Suprema de Justicia ha revelado el primer caso de “Desapariciones Forzadas” realizado por operativos dela Fuerza Armada posterior al conflicto armado[6], un presente que renegó el nombramiento de un procurador para la defensa de los derechos humanos que fuese valiente, por el simple hecho de decir la verdad, y expresar en marzo del 2015 que la PNC “es constantemente denunciada por abuso de autoridad y viejas prácticas del pasado”, que el 30% de las denuncias que manejaba la PDDH se relacionaban con la institución policial[7], un porcentaje que aumenta hasta el 50% en marzo del 2016, cuando se iniciaba la investigación de 12 ejecuciones sumarias muy similares a las que veíamos en los años 80[8].

Un presente en el que después de tanto esperar y sufridos tantos atropellos, FUSADES ha visto la luz, y finalmente se ha percatado que existen violaciones a la presunción de inocencia, violaciones muy similares a las que deseaba legalizar el tanque de pensamiento en diciembre del 2010,  cuando “hondamente preocupada por el incremento de la criminalidad” sugería discutir la más depurada violación a la presunción de inocencia, revivir una “Ley de Peligrosidad” como herramienta contra la criminalidad.

En aquel entonces no tan lejano (apenas siete años),  la fundación de derecha hablaba de “centros de readaptación o de reeducación” –remilgada forma de decir encierro- para comportamientos tan peligrosos como ser huele-pega, mujeres que ejercen la prostitución abierta, y “conductas amenazantes”, entre otras, nótese el acento en castigar la forma de vida y de ninguna forma el delito que se realiza, o en palabras de FUSADES (no las de esta semana, sino las del 2010):

“Una acción más clara del Estado en esta materia hubiera evitado probablemente la proliferación de grupos claramente antisociales, que constituyen en sí mismos un peligro para los demás, miembros de maras, huelepegas, prostitución abierta, conductas amenazantes, entre otras, pudieran ser materias de regulación en esta ley”[9]

Que bueno que FUSADES finalmente se ha percatado de las bondades de la  presunción de inocencia: La imposibilidad de restringir derechos fundamentales sin un juicio de culpabilidad por un actuar objetivamente dañoso a bienes de terceros, una garantía tan inseparable del principio de culpabilidad, como inasociable a las leyes de peligrosidad que que tanta simpatía le granjearon hace un par de años. Es una lastima sin embargo, que este entusiasmo por la garantía sea tan tarde, motivado más por una investigación abierta por evadir impuestos a un miembro del gremio de abogados, y no tanto por la acusación a un huele-pega, de ser  tan “huele-pega”, o a la prostituta por ser tan “prostituta”. Supongo que como reza la expresión popular, para luego es tarde.

[1] http://fusades.org/node/7328

[2] FESPAD, Estado de la Seguridad Pública y la Justicia Penal en El Salvador. Enero-agosto 2005, San Salvador, p. 13

[3] PNUD, Informe de Desarrollo Humano para América Central Abrir espacios para la seguridad ciudadana y el desarrollo humano, 2009, pag. 199.

[4] http://www.laprensagrafica.com/2017/02/07/wendy-morales-estuvo-25-dias-en-prision-por-error-en-investigacion

[5] http://www.salanegra.elfaro.net/es/201507/cronicas/17205/La-Polic%C3%ADa-masacr%C3%B3-en-la-finca-San-Blas.htm

[6]http://www.csj.gob.sv/Comunicaciones/2017/01_ENERO/COMUNICADOS/HC%2040-2015%20desaparici%C3%B3n%20forzada.pdf

[7] http://www.elsalvador.com/articulo/sucesos/procurador-policia-una-las-instituciones-mas-denunciadas-71137

[8] http://www.laprensagrafica.com/2016/03/15/procuraduria-investiga-12-casos-de-ejecuciones

[9]http://fusades.org/sites/default/files/investigaciones/boletn_no._120_diciembre_2010_sobre_estado_de_peligrosidad.pdf