Empleado público ¿es necesario cambiar su concepción?
Empleado público ¿es necesario cambiar su concepción?

Jaime Solís*

El abandono de trabajo es una causa frecuente de la terminación de la relación laboral, y quizá una de las que causa más dudas.

Iniciaré señalando que en términos generales “abandono del empleo” significa que es el trabajador quien iniciada la prestación del servicio, renuncia a su derecho a seguir ocupando su puesto y lo deja definitivamente, es decir, es la voluntad libre del trabajador de separarse definitivamente de las labores.

Este tipo de casos se presenta cuando el trabajador o trabajadora deja su puesto de trabajo y no se vuelve a presentar, a reanudar el mismo, así como también no presenta una justificante por sus ausencias o explicación sobre las mismas.

Es preciso señalar, que en este caso es el trabajador, quien al renunciar a su derecho de seguir ocupando su puesto de trabajo, quien da por terminada la relación laboral; y no el patrono como suele confundirse.

En el caso de la inasistencia del trabajador a sus labores sucede lo contrario pues en esta es el patrono quien da por finalizada la relación laboral, debido a que el trabajador dejo de presentarse por un determinado número de días (2, 3 o más días según sea el caso).

En nuestro país únicamente se ha abordado el abandono del empleo de forma tradicional, que consiste en dejar el puesto de trabajo de forma física y no volverse a presentar, sin embargo, surge la interrogante ¿podrá una persona abandonar su puesto de trabajo de una forma diferente?

Se nos han presentado casos de trabajadores que encontrándose físicamente en su puesto de trabajo se encuentran ausentes de realizar sus labores, y citaré un ejemplo: un trabajador se presentaba a su puesto de trabajo pero se verificó que en la computadora de la empresa había instalado, sin permiso del patrono, un programa para ver películas y pasó más de un mes viendo una serie en la totalidad de horas laborales.

En Costa Rica La Sala Segunda de la Corte Suprema de Justicia, quien es el máximo ente en materia laboral en dicho país, promulgó la sentencia 2009-000275 que establece como abandono:

“El trabajador que incumple con su deber de desempeñar la función para la que fue contratado, y sustrae el tiempo laboral para dedicarse a otras actividades aún en el mismo lugar de trabajo, es responsable de abandono, porque con esa conducta perjudica los intereses de su empleador, lo que también justifica el despido sin responsabilidad patronal”

El extracto de dicha sentencia resulta interesante pues amplía el concepto de abandono de trabajo, cuando el trabajador estando presente en su puesto no realiza las funciones para las que fue contratado generando un verdadero perjuicio para su patrono.

Será el lector quien valore si nuestra jurisprudencia debería considerar una apertura en el tema, sobre todo luego de que las líneas jurisprudenciales recientes, señalan que las amonestaciones al trabajador son valederas únicamente ante autoridad competente, lo que vuelve complicado comprobar la conducta expuesta en el ejemplo brindado.

*Sobre el Autor: es Abogado y Notario, Maestro en Derecho de Empresa por la Universidad José Simeón Cañas, Socio de la Firma BDS Asesores. Autor de la Tesis de maestría “Régimen de Contratación Aplicable a los Profesionales del Fútbol en El Salvador”, objeto de artículos periodísticos. Expositor en foros nacionales e Internacionales.

Bedeese