Empleado público ¿es necesario cambiar su concepción?
Empleado público ¿es necesario cambiar su concepción?
“Relaciones interpersonales en los centros de trabajo”, por Jaime Solís Socio de la Firma BDS Asesores
“Relaciones interpersonales en los centros de trabajo”, por Jaime Solís Socio de la Firma BDS Asesores

Aunque usted no lo crea, las consultas sobre ¿Qué sucede cuando en un centro de trabajo, dos colaboradores inician una relación de pareja? ¿Puede un patrono prohibir que existan noviazgos o matrimonios entre compañeros de trabajo? Son asuntos que generan una gran cantidad de inquietudes y preocupaciones tanto para patronos como para los mismos trabajadores.

Es lógico que este tipo de sucesos se den en las empresas, debido a la cantidad de horas del día que se permanece en los centros de trabajo y que generan una interacción permanente entre los miembros de la compañía. Como se acostumbra a decir el centro de trabajo es el segundo hogar de los trabajadores.

Desde la óptica legal debemos dejar en claro que no existe una norma en el Código de Trabajo (C.T.) que prohíba este tipo de relaciones, y tampoco que regule el tema de forma especifica. En base a ello, podemos afirmar que un patrono no podría sancionar una conducta no prohibida en nuestra legislación laboral, sin embargo, hay una obligación impuesta por Ley (art. 31 ordinal 5ª C.T.) a los trabajadores de “observar buena conducta en el lugar de trabajo o en el desempeño de sus funciones” debiendo guardar las consideraciones necesarias para no excederse en escenas amorosas.

En caso extremos pudiésemos afirmar que podrían ser causal de terminación de la relación laboral sin responsabilidad para el patrono, con fundamento en el artículo 50 ordinales 5ª y 8ª C.T., cuando en el primer supuesto las escenas o demostraciones físicas de amor lleguen a niveles superiores a la moralidad generalmente aceptada o que la conducta perturbe el orden o el normal desarrollo de las labores, lo cual ha sucedido en más de una ocasión.

En los demás casos en que la pareja guarde las debidas consideraciones para desarrollar una buena conducta en el centro de trabajo, y que dicha relación no afecte la marcha normal de la empresa, el patrono no estaría facultado válidamente para sancionar o terminar la relación laboral por esta causa.

Otro tema que es de mucha consulta es, ¿qué sucede si esos trabajadores tienen puestos en los que uno es jefe directo del otro, o bien, uno de ellos supervisa o fiscaliza la labor del otro? El patrono no estará facultado solo por ese hecho a sancionar o dar por rota la relación laboral, ya que se trata de meras suposiciones de un perjuicio para la empresa, lo cual no puede ser.

En caso que se comprobase una conducta para favorecer a la pareja y que vaya en detrimento de los intereses económicos del patrono, pudiésemos analizar el caso y ver que sanción puede aplicarse.

Algunos patronos optan por la vía de indemnizar conforme a la Ley a uno de los colaboradores o ambos, lo cual hace parecer un despido discriminatorio, pero legal si va acompañado de la justa retribución, salvo los casos en que uno de ellos o ambos tengan algún fuero especial de protección.

Bedeese

*Sobre el Autor: es Abogado y Notario, Maestro en Derecho de Empresa por la Universidad José Simeón Cañas, Socio de la Firma BDS Asesores. Autor de la Tesis de maestría “Régimen de Contratación Aplicable a los Profesionales del Fútbol en El Salvador”, objeto de artículos periodísticos. Expositor en foros nacionales e Internacionales.