“Joaquín Villalobos y Jorge Meléndez tienen que pedir perdón”. Entrevista con Juan José Dalton.
“Joaquín Villalobos y Jorge Meléndez tienen que pedir perdón”. Entrevista con Juan José Dalton

Roque Dalton, poeta, periodista, ensayista, intelectual… salvadoreño. Conocer la obra de Roque es disfrutar la vida, la historia, el amor, la lucha, la revolución, el derecho, un muchacho consecuente con sus principios, un hombre que anheló justicia social escribiéndola con tinta y con armas, un hermano salvadoreño que desapareció de esta vida cuando aún no era su momento, Mario Benedetti sobre Roque decía “Llegaste temprano demasiado temprano a una muerte que no era la tuya, y que a esta altura no sabrá qué hacer con tanta vida…”, el unicornio azul en las montañas de El Salvador que Silvio Rodríguez aún busca, ese es Roque, un humano que vivió antes e incluso después de su muerte.

Una muerte que debe salir de la impunidad, del lado oscuro en donde la misma izquierda de El Salvador quiere tenerlo, aislado; Enfoque Jurídico entrevistó a su hijo Juan José Dalton, quien nos abrió su corazón al hablar de su padre, además nos detalló pormenores sobre quien disparó, quien planificó, quien se aseguró de que la misión se cumpliera, todo por divergencias de mando entre la dirección del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), una de las cinco organizaciones que fundaron al Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional.

Juan José Dalton es firme en su deseo, que los asesinos de su padre le pidan perdón, a su familia y a la sociedad salvadoreña; pide romper con la cultura de la impunidad en el país y hace un llamado al intelectual que está lejos de la lucha de su pueblo.

Enfoque Jurídico (EJ): Nos puede describir el momento en que le informaron de la muerte de su padre (Roque Dalton) y qué pasó por su cabeza.

Juan José Dalton (JJD): Yo cuando supe de la muerte de mi padre era un adolescente, tenía diecisiete años, estaba terminando mi secundaria, de la muerte de mi padre ya se sabía, lo sabía mi mamá y mi hermano, pero a mi hermano menor y a mí nos tuvieron eso un poco oculto, esperando que termináramos las clases, yo me di cuenta circunstancialmente porque una persona, madre de una amiga mía, fue la que me contó, la que me preguntó si era cierta la noticia de la muerte de mi padre que andaba circulando, como nosotros vivíamos en Cuba, teníamos la orientación de decir que mi padre estaba en Vietnam, yo por eso le dije a esa persona que no, que mi papá estaba en Vietnam y que no había ningún problema; pero luego al llegar a casa, le dije a mi mamá lo que me había contado e inmediatamente le vi el rostro de tristeza y fue cuando nos contó la verdad sobre lo que circulaba, sólo sabíamos el tema a través de un comunicado que se había dado a conocer en San Salvador.

Fue duro para nosotros fue muy triste, por supuesto hubo mucha tristeza entre los cuatro, mis dos hermanos mi mamá y yo, estábamos en casa solos, y ahí pues nos cundió una terrible tristeza, así fue como me enteré.

EJ: Mucho se ha hablado de Roque como poeta, literario, marxista, pero, ¿cómo lo definiría usted?

JJD: Mi padre era un gran intelectual, un hombre que tenía antecedentes de una lucha social desde muy joven, fue destacado en la lucha social, en la lucha estudiantil contra las dictaduras; varias veces mi padre estuvo preso, la última vez estuvo secuestrado en cárceles clandestinas, lo amenazaron diciéndole que lo iban  a matar, pero hubo un hecho fortuito que lo obligó a escaparse de la cárcel, hay evidencias, salió en “El Diario de Hoy” la confirmación que se había fugado de la cárcel, hubiera sido una cosa tremenda, porque si mi padre no se hubiera fugado quizás lo hubieran matado, y él hubiera parecido como un traidor delatando a sus compañeros, pero afortunadamente se dio ese hecho y pudo denunciar la verdad de su secuestro.

Por otra parte fue un gran poeta, él rompió con la forma de hacer poesía en El Salvador, era un hombre que leía mucho desde muy pequeño y eso está reflejado en su obra, cómo su creatividad fue tan grande, que lo lleva a ser hoy el intelectual de la modernidad salvadoreña más grande que hasta al momento ha existido.

EJ: ¿Qué obra define mejor a su padre?

JJD: Yo no soy crítico de artes, pero sí creo que hay dos obras importantes en la vida de mi padre, una de poesía: “Taberna y Otros Lugares”, es como la obra poética más completa, ahí habla de la historia de nuestro país, habla de sus temas básicos en poesía: el amor, la muerte, la lucha… habla de nuestra cultura, de lo que somos los salvadoreños, por ello “Taberna y Otros Lugares” es el libro de poesía más completo desde mi punto de vista.

La otra obra grande, se refiere a una obra histórica, que es el testimonio de Miguel Mármol, un sobreviviente de las luchas de mil novecientos treinta y dos, las luchas contra el tirano Maximiliano Hernández Martínez, que es el testimonio de un sobreviviente que se llama Miguel Mármol, entonces están relacionadas, porque la historia para mi padre también fue un punto de partida de su poesía.

Roque Dalton (1935-1975) obtuvo el premio Casa de las Américas, Cuba, por su obra "Taberna y Otros Lugares" en 1969
Roque Dalton (1935-1975) obtuvo el premio Casa de las Américas, Cuba, por su obra “Taberna y Otros Lugares” en 1969

EJ: Usted ha sido claro es manifestar quienes son los responsables de la muerte de su padre, ¿cómo llega a estas conclusiones?

JJD: Bueno yo llego a esa conclusión de la responsabilidad que tiene la dirigencia el Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) porque ellos mismos lo aceptaron, no es que yo haya investigado, tampoco me lo he imaginado, los principales responsables de la muerte de mi padre son personas que se adjudicaron la responsabilidad del crimen. Joaquín Villalobos en una entrevista que me da, acepta ser parte del núcleo de gente que tomó la decisión de asesinar a mi padre y menciona a varias personas, entre ellas a Jorge Meléndez. Después nosotros hemos determinado pormenores, dónde fue asesinado, quién fue el que disparó, quiénes llegaron a ejecutarlo a él y a Armando Arteaga que fue la otra persona que murió con mi padre.

EJ: En esos pormenores que menciona, ¿cuál es la versión que ustedes toman?

JJD: Nosotros entendemos que dentro del ERP, que dicho sea de paso era una organización que tenía ya varios años de estar en la guerrilla, la guerrilla surge en mil novecientos setenta y el hecho (muerte de Roque) se da en mil novecientos setenta y cinco, en esa organización comienzan a surgir dos tendencias: una tendencia militarista que era enarbolada, que era comandada por Edgar Alejandro Rivas Mira, Joaquín Villalobos, un personaje que se llama Lito, otro que se llamaba Vladimir Rogel, de todos esos los que quedan vivos son Joaquín Villalobos y Jorge Meléndez, ellos son los que se responsabilizaron de la muerte de mi padre, ellos asumieron desde un principio que lo habían asesinado, que lo habían fusilado, porque decían que era agente de la CIA, agente cubano, era un derechista, eso fue lo que ellos se adjudicaron; después en una entrevista Joaquín Villalobos me da pormenores y me dice que todo lo que ocurrió, todas las acusaciones que le había hecho (a Roque) no eran ciertas, simplemente habían divergencias, y las divergencias las quisieron suprimir con la muerte (de Roque), y eso no son versiones, eso está escrito por ellos mismos.

EJ: Y ¿quién fue el que disparó a Roque Dalton?

JJD: Nosotros en esos pormenores, de acuerdo a testimonios que hemos tenido del ERP, personas que estuvieron presentes, gente que ya murió y dejó escrito documentos en los que dicen que quien disparó fue Joaquín Villalobos, y Jorge Meléndez fue una persona que llegó a hacer cumplir la misión que Alejandro Rivas Mira les había dado.

Jorge Meléndez era el responsable de la casa de seguridad donde a ellos (a Roque y Armando Arteaga) los tenía recluidos, ahora él dice que no conoce nada, en otros momentos ha dicho que va a escribir un libro porque lo sabe todo y lo dirá en su libro, la verdad es que se dice y se contradice; Joaquín Villalobos ha dicho que no tiene responsabilidad ni material ni intelectual en el hecho, pero lo cierto es que en otros momentos sí lo aceptaron, aquí el problema es la falta de justicia, la falta de intervención de las instituciones del Estado como  la Fiscalía General de la República de investigar los hechos.

EJ: Entonces, ¿podemos afirmar que el trasfondo en la muerte de Roque eran divergencias entre los mandos del ERP?

JJD: Sí exactamente, sobre eso de la CIA le puedo confirmar otra situación importante, hace como tres años un ex funcionario de la CIA que estuvo destacado en El Salvador, y que lo mandaron a interrogar a mi padre cuando estuvo secuestrado, esa persona reconoció que mi padre jamás había colaborado con ellos; entonces, ¿qué más prueba de que mi padre no tenía, ni tuvo la más mínima intención de colaborar con ellos?, incluso cuando estaba siendo amenazado a muerte, que le decían que lo iban a matar si no colaboraba, mi padre tuvo una actitud ejemplar, tuvo una actitud patriótica, frente a un agente extranjero que lo habían enviado a interrogarlo, cuando era la Policía Nacional la que lo tenía prisionero, eso demuestra un actitud de Roque Dalton de un verdadero patriota.

Joaquín Villalobos y Jorge Meléndez, principales implicados en el asesinato de Roque Dalton.
Joaquín Villalobos y Jorge Meléndez, principales implicados en el asesinato de Roque Dalton.

EJ: Roque Dalton tenía la convicción de que la lucha era el camino para los cambios del país, y prefirió unirse al ERP que estar desde fuera contribuyendo a la revolución, únicamente con su obra, ¿qué lo hace venir a luchar al país?

 Mi padre se incorpora a la guerrilla en un momento en que la dictadura en el país se había consolidado, y estaba haciendo desmanes, masacres, gran represión contra todas las protestas, entonces mi padre se incorpora a esa lucha porque él en su obra llamaba a la lucha, entonces mi padre fue una persona consecuente con esa lucha antidictatorial.

Mi padre fue un intelectual destacado, pero también un revolucionario consecuente con su propia obra.

EJ: Roque Dalton era una persona muy crítica y comprometida con la revolución, incluso en el libro “En Cuba” el poeta Ernesto Cardenal plasma las duras críticas que Roque hacía al Partido Comunista Salvadoreño, y su compromiso lo llevó a formar parte del ERP, en donde vio un camino para luchar por su país, por su sueño de lograr grandes cambios; A siete años que un partido de izquierda gobierna el país, ¿Considera que lo hecho por el gobierno de izquierda coincide con el pensamiento y obra de Roque Dalton?

JJD: Yo creo que los tiempos cambian radicalmente, mi padre tenía un sueño de emancipación, de liberación, de justicia social, yo creo que aunque hay siete años de gobierno de izquierda esa deuda histórica con la liberación y con la justicia social todavía están vigentes; la lucha no se mide por años, sino que en procesos, es cierto que los gobiernos de izquierda han hecho bastante, lo que han podido, pero aquí todavía falta más justicia social, además falta justicia histórica, pues incluso la misma muerte de mi papá, la de monseñor Romero, la de los Jesuitas, todas esas muertes están en la impunidad, la injusticia que cometieron los militares masacrando personas inocentes, el desaparecimiento de niños, la masacre de los campesinos, todo eso está en la impunidad, ¿cómo va a haber justicia social si la impunidad se mantiene vigente?…

EJ: Roque Dalton, es un ícono de la izquierda salvadoreña, así como el “Che” Guevara, sin embargo no existe un pronunciamiento para el esclarecimiento de la muerte de Roque, de la misma izquierda que lo utiliza como ícono, ¿qué piensa sobre esto?

JJD: Yo lo que creo es que por el mantenimiento de la impunidad que existe es que se impide que Roque Dalton tenga los homenajes merecidos; pero la verdad es que mi padre era un hombre antisolemne, no era un hombre de homenajes, no era un hombre de estar en una estatua, ni en un monumento, creo que el mejor homenaje que pueden hacer los jóvenes es leer su obra, analizar su obra, y hacer suyas sus ideas, sus ideas críticas, de lucha, de amor, de entrega, los intelectuales en este país deben asumir a Roque Dalton como un ejemplo a seguir, uno puede ser intelectual, pero el intelectual que está lejos de la lucha de su pueblo, está teniendo un déficit en sus propósitos.

EJ: ¿Por qué considera que la muerte de Roque es un delito de lesa humanidad?

JJD: En primer lugar fue secuestrado, fue apresado arbitrariamente, fue ejecutado arbitrariamente, su cadáver fue desaparecido, se dice que cuando mi padre estaba prisionero llegaban a torturarlo física y psicológicamente, cuando digo físicamente es porque en varias ocasiones lo golpearon, hay testimonios en los que se dice que fue un juicio, que quien estaba actuando de fiscal, lo agarró a patadas y le preguntaba si esos poemas que había escrito los había escrito él, hay testimonios de eso. La tortura es imprescriptible y es un delito de lesa humanidad, las ejecuciones arbitrarias e ilegales son imprescriptibles, pero además de eso, antes y después de la muerte de Roque Dalton, hubo otras víctimas que fueron ejecutadas, el ERP tenía como norma sistemática matar a sus adversarios ideológicos, por eso es que se considera delito de lesa humanidad; hoy cualquiera puede alegar cualquier barbaridad jurídica, así como lo han alegado los órganos de justicia aquí, pero en Perú, en Colombia, hay casos en los que se ha abierto jurisprudencia en la que muestra que este tipo de delitos, hechos por estos grupos irregulares, también constituyen delitos de lesa humanidad, lo que pasa es que en este país estas leyes no están vigentes; pero ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, todas estas justificaciones que nosotros hemos dado pueden ser admitidas, avaladas, estudiadas y ojala tenga un feliz término en favor a la justica de Roque Dalton.

EJ: Pero aquí las instituciones encargadas de la investigación poco o nada han hecho sobre la muerte de Roque Dalton.

JJD: Eso es otra cosa, por eso nosotros llevamos el caso a la Comisión Interamericana, porque ahí es donde nosotros acusamos al Estado de negación de justicia, porque realmente los órganos de justicia de El Salvador no han sido totalmente certeros para hacer justicia en este caso, a la familia nuestra no se nos ha dicho la verdad; a la familia nuestra no se nos ha dicho jurídicamente quiénes son los responsables, a los responsables no se les ha juzgado, ni siquiera investigado ni interrogado, a la familia nuestra no se nos ha hecho ningún tipo de reparación, entonces esto quiere decir que el caso está sin justicia, está en impunidad y por eso nosotros llevamos esa denuncia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y estamos esperando que el caso sea admitido.

EJ: ¿Cuál fue la sensación que tuvo cuando Joaquín Villalobos le confesó en entrevista que él había sido uno de los que había planeado la muerte de su padre?

JJD: Yo le pregunté a Joaquín Villalobos no específicamente si él fue quien disparó contra mi padre, yo le pregunté quiénes fueron los que tomaron esa decisión, y me confiesa “esta decisión la tomamos Lito, Sebastián (que era Edgar Alejandro Rivas Mira), Jorge Meléndez y yo”… Yo como hijo, como periodista, como profesional, le estaba mirando el rostro y veía que el rostro de Villalobos se enrojeció, sentía en ese momento que él estaba confesando la verdad, me dio pena, me emocionó, sentí una honda tristeza que todavía tengo. Creo que ningún ser humano, ningún familiar que esté frente al verdugo de su padre puede estar impávido, como una persona de piedra, sentí emociones encontradas, por un lado sentí que estaba diciendo la verdad y por otro lado sentí dolor y tristeza.

EJ: ¿Qué es lo que espera usted: justicia terrenal o el esclarecimiento de la muerte de su padre?

JJD: Nosotros esperamos que haya algún día el reconocimiento de sus asesinos, así como lo pide el Procurador (David Morales, Procurador para la Defensa de los Derechos Humanos), que los responsables reconozcan lo hecho, entreguen o digan o ayuden a decir dónde fue enterrado mi padre, a ver si lo encontramos, o si no aparece nada, ese lugar debería de ser notorio para la historia de El Salvador, ahí donde finalmente reposaron los restos de Roque Dalton y de Armando Arteaga.

Ellos tendrán que pedirnos perdón, perdón a la sociedad sobre todo, y nosotros estamos dispuestos a perdonarlos y la sociedad está dispuesta a perdonarlos, esta sociedad lo que ansía es reconciliación, nosotros no queremos estar todos los años haciendo el mismo reclamo, ya debiéramos pasar a la necesidad de que no se conmemore la muerte, sino que se celebre la vida de Roque Dalton, ese gran poeta que tanto ha dado a este país, igual como con Monseñor Romero, la gente reconoce a Roque Dalton, ese es nuestro deseo.