El
El "Grooming" acoso sexual en internet a nuestros NNA
El "Grooming" acoso sexual en internet a nuestros NNA
El “Grooming” acoso sexual en internet a nuestros NNA

En la publicación anterior (Derecho a la intimidad vs la exposición irresponsable en Facebook de la niñez y adolescencia http://www.enfoquejuridico.info/wp/archivos/4107), se expuso que los derechos a la vida privada, al honor, a la intimidad y a la propia imagen se ven vulnerados por que los niños y adolescentes proyectan en las redes sociales información que afectan sus mismos derechos de personalidad; aunado a lo anterior los progenitores o cuidadores no establecen en los hogares mecanismos adecuados y de orientación para evitar que sus hijos e hijas sean víctimas de los amplios enemigos que se encuentran en las redes sociales.

Entre los peligros que representan las redes sociales, si su uso no es adecuado, se encuentra el cyberbullying, delitos sexuales y el “grooming”.

El “Grooming” es la acción deliberada de un adulto de acosar sexualmente a un niño, niña o adolescente, por medio del Internet. Un adulto es siempre quien ejerce el “grooming”, la forma es generando un perfil falso en alguna red social, sala de chat, entre otros; haciéndose pasar por algún niño o niña de una edad aproximada de su víctima, de esta forma entabla una relación de confianza y de amistad con el niño o niña acosado.

De la relación de amistad el adulto acosador pide al niño o niña fotografías o videos, además mantiene conversaciones con contenido sexual o erótico. Una vez convence a su víctima, el adulto inicia una serie de chantajes a fin de conseguir un encuentro personal con el niño o la niña; el chantaje incluye el hecho de  difundir las fotografías o videos por las redes sociales y sobre todo de contarle a los padres de las conversaciones que sostuvieron y que el adulto tiene en su poder.

Lo anterior descrito puede terminar en pedofilia o abuso sexual, y hasta en la muerte de la víctima. Si estos casos no son tratados de forma profesional y se exponen las fotografías o videos con contenido sexual o erótico, desencadena otros problemas como el cyberbullying y hasta el suicidio.

Es necesario hacer una diferenciación sobre el contenido sexual y el erótico, que se incluye en el grooming y de esta forma limitar su contenido. El material con contenido sexual hace referencia a la pornografía, y es cualquier tipo de material que de manera explícita y abierta excita sexualmente a quien la utiliza. Puede ser reflejada en libros, revistas, videos, películas, entre otros. Mientras que el contenido erótico son materiales que representan contenido sexual explícito, pero sin que haya denominación de manera violenta sobre la mujer, el hombre, niños, niñas o adolescentes.

Debe agregarse que bajo el argumento de la libertad sexual o la autodeterminación sexual la exposición bajo cualquier medio, con carácter sexual o erótico de un niño, niña o adolescente se encuentra reprochado por la sociedad y prohibido por la ley, especialmente en los artículos 34 y 35 de la Convención sobre los Derechos del Niño y el Protocolo facultativo de la Convención sobre los Derechos del Niño relativo a la venta de niños, la prostitución infantil y la utilización de niños en la pornografía.

¿Como prevenir el "grooming"?
¿Como prevenir el “grooming”?

El acosador conoce a su víctima, y una forma fácil de hacerlo es por medio de su perfil, de la información que publica o comparte en sus muros y hasta del contenido al que le da “me gusta” en las redes sociales; los perfiles públicos son una forma inmediata de obtener información y así se cumplen con  las fases del grooming:

  1. Contacto y acercamiento: el acosador se vale de herramientas para mentir sobre su edad al entrar en contacto con su víctima, mostrando fotos o videos modificados. En esta etapa se genera confianza y empatía con el niño, niña o adolescente (NNA).
  2. Componente sexual: el acosador consigue que el NNA le envié alguna fotografía o video, en el que su víctima sea parte y con contenido sexual o erótico.
  3. Ciberacoso: cuando e NNA no accede a las pretensiones sexuales, sea con más material, videos o algún encuentro personal, inicia la etapa de chantaje con las amenazas de difundir el material que tiene en su poder el acosador. Esta amenaza incluye enviar la información a los contactos de su víctima.

Si bien el tema tratada desde ninguna perspectiva tiene aprobación social, legal ni moral, pues los NNA son protegidos contra cualquier adulto, quien ejerce un engaño contra su víctima, hace uso de su experiencia, se aprovecha de la curiosidad natural de los niños, niñas y adolescentes y hasta chantajea con la publicación de información extremadamente íntima, surge un debate interesante sobre cómo se educan a nuestros niños sobre sus derechos sexuales y reproductivos (artículo 32 de LEPINA), sobre la toma de decisiones libres, responsables e informadas para la exploración de la sexualidad. Formamos NNA que no están informados del derecho al libre ejercicio de la sexualidad y al negarles la información y orientación oportuna, abrimos la puerta a abusos, como es el “grooming”.

Legalmente, el Código Penal regula los delitos contra la libertad sexual, entre estos se consideran como agravantes la participación de un menor de edad. Bajo el nombre de “grooming” no existe delito alguno, sin embargo al revisar los diversos tipos penales, el delito del “Acto Sexual Diverso” de los artículos 166, 167 y 168 del Código Penal puede incluir el perfil del acosador del “grooming”; en primer lugar el tipo penal requiere el engaño del agresor, la participación de un menos de edad (mayor  de quince años y menor de 18 años); el acto sexual es cualquiera que no incluya el acceso carnal, es decir no existe acto carnal que ya recibe otro tipo penal como la violación o el abuso sexual, no obstante es alentado por el sexo.

Es un agravante cuando la víctima es menor de quince años, cuando existe engaño, abuso de autoridad  o de confianza y la intimidación, todas estas son conductas típicas en el acosador; agregando el miedo el NNA a que su información privada e íntima sea compartida con sus contactos, aplica la intimidación; la pena para el caso de la Corrupción Agravada (artículo 168 del Código Penal) es de doce a catorce años de prisión.

Para terminar, me gustaría agregar unas formas de prevención, que los encargados de los NNA pueden tener en consideración, aparte de la educación, información y generar la confianza en sus hijos e hijas:

  1. No dar información o imagenes comprometedoras por chat, haciendo conciencia que todo material que se comparte en la red es difícil de borrarlo y circula en el presente como en el futuro.
  2. No utilizar la cámara web cuando chatean con desconocidos.
  3. Configurar y mantener la seguridad de su equipo informativo, así se evita que se roben información personal.
  4. Necesario utilizar contraseñas seguras, que se mezclen números y letras. Nunca compartir sus contraseñas y evitar el uso de la misma contraseña en diversas redes sociales.
  5. Los progenitores deben estar pendientes de los datos personales que sus hijos colocan en la red.

A consideración de esta colaboradora, los padres y madres deben guiar a sus hijos e hijas para descubrir sanamente y conforme a su edad su sexualidad y no permitir que sean extraños quienes despierten el interés afectando las esferas más intimas de los niños, niñas y adolescentes.

Si quieres citar este artículo, hazlo así:

ZELEDÓN, MARCELA. “EL PELIGRO DEL “GROOMING”. ACOSO SEXUAL EN INTERNET A NUESTRA NIÑEZ Y ADOLESCENCIA” Publicado en la Revista Jurídica Digital “Enfoque Jurídico” el 12 de noviembre de 2015. http://www.enfoquejuridico.info/wp/archivos/4214