La causalidad en derecho penal
La causalidad en derecho penal

Noción previa.

Causalidad es la realidad fáctica según la cual a toda causa le sigue un resultado y por lo tanto, el nexo que les une es la relación de causalidad. Al Derecho Penal le interesa atribuir resultados perniciosos a una determinada conducta, por lo que es necesario, en primer lugar, establecer si entre la acción humana penalmente relevante y resultado existe una relación de causalidad desde una perspectiva natural. Dicho vínculo debe trascender al derecho penal, por lo que el segundo paso, en consecuencia, es un juicio normativo, conocido como juicio de imputación objetiva.

A parte de las referidas situaciones objetivas, para que el reproche penal sea válido, es necesario tomar en cuenta la intención del autor, su grado de imputabilidad al momento de cometer el hecho, las eximentes de responsabilidad, etc., en suma, la “imputación subjetiva” del resultado.

En virtud de ello, para ambos tipos de imputación (la objetiva y subjetiva), es necesario determinar la llamada causalidad concreta, dónde se procede a valorar si la conducta del imputado se adhiere a esa causalidad científica como causante del resultado, por lo que de probarse la imputación en ambos sentidos, previa otras valoraciones, se impondrá la sanción correspondiente al delito cometido.

En ese sentido, la causalidad es la condición mínima de la imputación objetiva del resultado; pero no la única, ya que a ella debe añadirse aún la relevancia jurídica de la relación causal entre la acción y el resultado. Naturalmente, la relevancia de los cursos causales no se limita sólo objetivamente, sino que también la exigencia de un aspecto subjetivo del hecho, tiene un efecto limitador[1].

Por todo ello, resulta de gran importancia el estudio de la causalidad dentro de la teoría de la imputación objetiva, ya que todo comportamiento delictivo es imputable como fenómeno físico. En ese sentido, nos proponemos a describir a grandes rasgos lo que se ha dicho doctrinalmente sobre la causalidad en materia penal, para que en otra ocasión, analicemos los criterios de la teoría de la imputación objetiva.

En la mayoría de los casos la existencia de la relación de causalidad no es problemática. No obstante, existen varios tipos de causalidad que generan inconvenientes:

Varias condiciones, independes unas de otra, actúan por medio de la acción conjunta en el resultado. Ello es la denominada causalidad acumulativa. Ejemplo: “X” y “Y” dan de manera independiente entre sí, una dosis de veneno a “Z”, que por sí sola no es mortal, pero que juntas actúan mortalmente sobre él.

Hay causalidad interrumpida cuando otro hecho que interviene en el curso causal, independiente, hace inoperativo el proceso causal. Ej.: “X” envenena la comida de “Y”, pero antes que el veneno haga efecto, “Z” mata de un balazo a “Y”.

Varias condiciones actúan conjuntamente, independientemente, siendo cada una de ellas suficiente para la producción del resultado, es decir que todas son efectivas para el resultado. Lo anterior es la denominada causalidad alternativa. Ejemplo: “X” y “Y” actuando sin concierto e independientemente, le dan una dosis de veneno a “Z”, que resulta muerto.

En cambio, los cursos causales atípicos suceden cuando el resultado se genera por una causa diferente a la acción, a la que se suma. Verbigracia: “X” lesiona a “Y”, quien muere debido a que el médico “Z” cometió mala praxis en su intervención.

Se dice que existe causalidad hipotética cuando existe una causa diferente que podría haber ocasionado al mismo tiempo el resultado. Vg.: “X” le da a “Y” una dosis mortal de veneno. “Y” habría muerto por otra causa de todas formas, aún sin la dosis de veneno.

Por último, hay causalidad adelantada, cuando dos o más conductas son dirigidas al mismo fin, pero una de ellas se adelanta a las otras y produce primero el resultado.

Teorías de la causalidad

Entre las teorías de la causalidad que más trascendencia han tenido, se tienen las siguientes:

Teoría de la equivalencia de condiciones.

Para esta teoría, es causa toda condición que interviene en la producción de un resultado, siendo imposible diferencias entre causas y condiciones. Para determinar cuando estamos en presencia de una causa, hay que usar la formula conditio sine qua non, que establece que si suprimimos mentalmente determinada condición y el resultado desaparece, dicha condición es su causa[2].

Así, por ejemplo, si un conductor de vehículo de motor en estado de ebriedad, no puede mantenerse en su propio carril e invade el contrario, produciéndose un accidente automovilístico, el hecho de haber consumido alcohol es causa respecto de ese accidente; pero según la misma fórmula, son también causa los fabricantes de los vehículos y otras personas que hayan motivado a la conducción de ambos, así como un cúmulo de ulteriores circunstancias que hayan influido en el suceso (ej., la contrucción de la carretera y del vehículo, etc.).

En esta teoría, no se realiza ninguna selección de las muchas condiciones de cualquier resultado, sino que todas se consideran equivalentes (o sea de igual valor), por lo que a ese juicio de equivalencia se le debe su nombre a la teoría de la equivalencia[3]. El criterio preponderante es que todo resultado es determinado y verificado por un conjunto de antecedentes causales, por lo que la causa será el conjunto de condiciones o antecedentes que han contribuido a la producción causal del resultado.

Por ello, también se le denomina teoría de la conditio sine que non, entendida del latín “condición esencial” o “condición indispensable”, como un mecanismo para atribuir a un factor la categoría causa, que implica que un acontecimiento es causa de un resultado, cuando no pueda ser suprimido mentalmente, sin que el mencionado resultado desaparezca[4]

Teorías individualizadoras.

Estas teorías son el esfuerzo doctrinario consistente en agrupar una serie de criterios que perseguían limitar la extensión de la equivalencia de condiciones. Se busca con ello, seleccionar en cada caso concreto el factor que resulta determinante en la realización del resultado, diferenciando así entre causa y condición, en el entendido de que estas últimas son meras circunstancias acompañantes. Atendiendo a dichos criterios, una causa podría ser la condición más eficaz, la última condición que antecede al resultado, la más preponderante, o la que se considere decisiva atendiendo su esencia y manifestación[5], tal y como veremos a continuación.

1.- Teoría de la adecuación.

Esta teoría no sustituye a la anterior, sino que suprime la equivalencia de todas las condiciones. Conforme a esta teoría, una causación sólo será jurídicamente relevante sino no es improbable[6].

En ese sentido, sólo es causal una conducta que posee una tendencia general a provocar el resultado típico, mientras que las condiciones que sólo por causalidad han desencadenado el resultado son jurídicamente irrelevantes[7].

Por ello, no toda condición del resultado es causa en sentido jurídico, sino sólo aquella que es adecuada para producir el resultado. Por su parte, la causa será adecuada siempre y cuando haya probabilidad o previsibilidad objetiva de producción del resultado. Es decir que es adecuada la condición si también lo es para cualquier persona media (prudente y objetivo) que, en el momento de la acción (ex ante) con todos los conocimientos de la situación que tenía el autor al actuar o que debería haber tenido, entiende que era probable o previsible objetivamente que tal resultado típico se produjera.

2.-Teoría de la causalidad adecuada.

Llamada también causalidad típica, entiende que para la existencia de la relación de causalidad se requiere que el agente haya determinado o producido el resultado con una conducta proporcionada y adecuada[8].

A fin de que exista una relación de causalidad en el sentido del Derecho, se hace necesario que el hombre haya determinado el resultado con una acción proporcionada, adecuada. La consecuencia fundamental de la teoría es que no se consideran causados por el agente los efectos que en el momento de la acción se presentasen como improbables, es decir, los efectos extraordinarios o atípicos de la acción misma[9].

No toda condición que produzca un resultado puede ser considerado causa del mismo, sino solo aquello que conforme a la experiencia es adecuada para producir un resultado típico. Para saberlo, se realiza un juicio de probabilidad por el juez, que debe situarse en el momento de la acción[10].

Tal juicio de probabilidad debe considerar aquellas condiciones que al tiempo de la acción sean “conocidas y cognoscibles” por un hombre medio prudente. También hay que incluir los conocimientos particulares del autor del hecho[11].

3.-Teoría de la causalidad relevante

La causa es aquella condición que al suprimirla mentalmente conduce a la desaparición del resultado, sólo en cuanto este último sea entendido como categoría jurídica. Para Mezguer,  al derecho penal sólo le interesan las causas que sean adecuadas para producir el resultado, empero para él, la determinación de la adecuación de la causa opera en un plano estrictamente jurídico, basándose en los tipos penales[12].

Referencias:

[1] JAKOBS, Los pormenores del tipo objetivo mediante la acción, en Imputación objetiva y antijuridicidad, Estudios de Derecho Penal, Editorial Jurídica Bolivariana, 2002, Pág. 107

[2] LARRAURI, Introducción a la imputación objetiva, en Imputación objetiva y antijuridicidad, Estudios de Derecho Penal, Editorial Jurídica Bolivariana, 2002, Pág. 82.

[3] ROXIN, La imputación al tipo objetivo, en Imputación objetiva y antijuridicidad, Estudios de Derecho Penal, Editorial Jurídica Bolivariana, 2002, Págs. 122-123.

[4] REYES ALVARADO, imputación objetiva, Editorial Temis, Bogotá, Colombia. 1994, Pág. 10.

[5] VARGAS GONZALEZ, SOTO ARROYO, Imputación objetiva, Librería Barrabas Distribuidor, San José, Costa Rica. 1998, Págs. 41-42.

[6] JAKOBS, Los pormenores del tipo objetivo mediante la acción, en Imputación objetiva y antijuridicidad, Estudios de Derecho Penal, Primera edición, Editorial Jurídica Bolivariana, 2002, Pág. 107.

[7] Ibídem. Pág. 131.

[8] IBAÑEZ, Causalidad e imputación objetiva, en Imputación objetiva y antijuridicidad, Estudios de Derecho Penal, Editorial Jurídica Bolivariana, 2002, Pág. 275.

[9] ANTOLISEI, La relación de causalidad, en Imputación objetiva y antijuridicidad, Estudios de Derecho Penal, Editorial Jurídica Bolivariana, 2002, Pág. 295.

[10] LARRAURI, Introducción a la imputación objetiva, en Imputación objetiva y antijuridicidad, Estudios de Derecho Penal, Editorial Jurídica Bolivariana, 2002, Pág. 83.

[11] VARGAS GONZALEZ, SOTO ARROYO, Imputación objetiva, Librería Barrabas Distribuidor, San José, Costa Rica, Págs. 43-44.

[12] Ibídem. Pág. 48.

Si quieres citar este artículo, hazlo así:

LANDAVERDE, MORIS. “LA CAUSALIDAD EN DERECHO PENAL”. Publicado en la Revista Jurídica Digital “Enfoque Jurídico el 10 de noviembre del año 2015. http://www.enfoquejuridico.info/wp/archivos/4185