Dra. Evelyn Farfán
Dra. Evelyn Farfán

La Mujer en nuestra sociedad se ve excluida para lograr una participación más activa dentro de nuestro sistema democrático, la violencia, el machismo, los estereotipos, son cargas que las Mujeres deben enfrentar. Por ello hablamos con la Doctora Evelyn Farfán, Directora de la Escuela de Derecho de la UES, sobre la participación política de la Mujer, quien además aprovechó para hablarnos sobre su candidatura al Decanato de la Facultad de Jurisprudencia y Ciencias Sociales, para que nuestros lectores conozcan su visión frente a estos temas de trascendencia jurídica, académica y social.

Dra. Evelyn Farfán
Dra. Evelyn Farfán

Enfoque Jurídico (EJ): Sabemos que actualmente está compitiendo para el cargo de Decana de la Universidad de El Salvador, en este sentido ¿Qué fue lo que la motivó a participar y cuáles son sus propuestas sobre las mejoras a implementar, en caso de llegar al cargo?

Evelyn Farfán (EF): Lo que a mí me motivo para aceptar este reto, es que la facultad y la Universidad tinen una gran cantidad de retos por cumplir, ha quedado un poco relegada  en algunos temas y es necesario apostarle al desarrollo institucional, necesitamos volver a retomar el papel protagónico que la Universidad de El Salvador tuvo, como conciencia crítica de la sociedad, como pensamiento científico, que aporta a la solución de los problemas nacionales, pero eso no va a ser posible si nosotros no atendemos primero las serias problemáticas que tenemos a nivel interno, de ahí que es necesario fortalecer la calidad académica de formación de los nuevos profesionales que estamos produciendo y formando. Así un grupo de compañeros asumió esta responsabilidad para la gestión 2015- 2019 y se me planteó la oportunidad de poder tomar la cabeza de este esfuerzo, y encaminarnos con una serie de líneas de acción para propiciar el camino hacia la excelencia.

Nosotros dentro de nuestro plan de trabajo, hemos planteado varias líneas de acción que van encaminadas hacia: mejorar la docencia, la investigación y la proyección social; estas tres áreas son las funciones principales que tiene la Universidad y en cada una de ellas tenemos una gran cantidad de problemáticas. Necesitamos mejorar la calidad académica de nuestros profesores, que contribuyan a la calidad académica de los nuevos profesionales, eso tenemos que lograrlo a partir de una capacitación de carácter permanente del sector docente, que atienda no solo las necesidades de actualización en la especialidad que cada uno de nosotros tiene, sino también la formación pedagógica. Porque resulta que el profesor universitario tiene una característica, y es que nosotros somos graduados de una carrera en específico, pero nunca  estudiamos ningún contenido, ninguna materia que tuviese que ver con pedagogía, con la formación de profesionales, somos profesores empíricos que hemos tomado un plumón y una pizarra, y hemos iniciado como hemos podido nuestra actividad.

Nosotros estamos comprometidos con establecer de forma permanente, el diplomado en educación superior y que nuestros compañeros se formen precisamente en las áreas de pedagogía, en las áreas de evaluación, porque hay problemas relacionados con la forma como evaluamos, que afecta a la población estudiantil, porque a veces tenemos criterios erróneos de lo que es la evaluación, para que sirve y que debemos evaluar, entonces tenemos una gran cantidad de líneas de acción, que van a venir a mejorar la calidad académica de la docencia.

También queremos apostarle a la investigación, que nuestros profesores se involucren y comiencen a generar pensamiento no solo crítico sino científico sobre los problemas jurídicos que están aconteciendo en la sociedad y sobre los cuales nosotros como facultad de Jurisprudencia y Ciencias Sociales hemos guardado silencio durante tantos años, queremos atender el área de proyección social, que permita vincular esa obligación que tienen los estudiantes para desarrollar un servicio social, pero que les sirva a ellos también para poderse formar como futuros profesionales.

Y tenemos otra gran cantidad de líneas de acción que por el tiempo no alcanzo a tratar, pero el último aspecto que me interesaría destacar es, por la misma situación que soy la única mujer que está compitiendo por el decanato, que tenemos un plan de trabajo que se ha establecido en un eje: política de género, queremos rescatar una política que contribuya a superar las desigualdades materiales que existen entre hombres y mujeres, que equiparen condiciones y que permitan al sector estudiantil femenino, lograr culminar sus estudios, que logren cumplir sus objetivos, porque tenemos muchas estudiantes que por ejemplo dejan de estudiar porque son madres solteras, no hay flexibilidad con los horarios para muchas de ellas, hay una serie de situaciones que afronta el sector femenino, aunque he tenido la experiencia que estudiantes del sector masculino han venido a clases con sus niños de la mano, es decir algunas acciones atenderán necesidades mayoritariamente del sector femenino, pero que también van a beneficiar a aquellos padres responsables que les afecten una serie de situaciones para poder continuar sus estudios; cabe mencionar que esta facultad con un alto índice del sector estudiantil femenino, por ejemplo relaciones internacionales anda rondando el 70% de mujeres, y en la carrera de ciencias jurídicas el 56%, en ambas carreras hay un predominio de mujeres y por eso nuestro interés de darle atención específicamente al tema de política de género.

EJ: ¿Cómo observa la participación de la Universidad de El Salvador, en la vida nacional y que rol ofrece tener, desde el Decanato de la facultad de Jurisprudencia y Ciencias Sociales, en nuestra sociedad?

EF: La Universidad necesita una serie de condiciones para volver a retomar su papel histórico en la sociedad, sabemos que tiene un presupuesto que no alcanza para cubrir ni siquiera las necesidades básicas de la institución, que apenas y cubre los salarios de los trabajadores de la universidad, recordemos que somos varias facultades y además tenemos una multidisciplinaria en Santa Ana, San Vicente y San Miguel, entonces los recursos para poder generar investigación, para poder apostarle a la ciencia, a la tecnología, se ve sumamente limitados, sin embargo sabemos que no todo se hace a base de dinero, sino que depende en buena medida de la actitud que como corporación universitaria tengamos, para fortalecer los procesos institucionales y así darle un rumbo diferente a la facultad que permita cohesionar y formular grupos de pensamiento que estén constantemente alimentando y opinando sobre la realidad no solo jurídica del país, sino también a nivel de las relaciones internacionales, porque nuestra facultad tiene dos carreras, la carrera de ciencias jurídicas y la de relaciones internacionales, necesitamos que la escuela de relaciones internacionales comience a proyectarse como un referente a consultar.

El humano es por naturaleza un ser político
El humano es por naturaleza un ser político

EJ: ¿Qué es hacer política?  

EF: Hacer política es un concepto que ha evolucionado desde una concepción muy restrictiva que tenía que ver nada más con gobernar y por tanto era un monopolio de quienes estaban en el gobierno, a una concepción de representación en la que existe una incidencia de la población. Hacer política en la actualidad es un concepto mucho más amplio, en el sentido que el simple hecho de defender una postura o establecer la defensa de una línea de pensamiento ya estamos haciendo política, el hecho de involucrarnos y dar solución a las inquietudes de los ciudadanos o en un sector más reducido como en el caso nuestro de la facultad, ya estamos haciendo política, porque tomamos postura, tomando posición y realizamos acciones a favor o en contra de determinados intereses que afectan sectores de la sociedad, la política partidaria tiene que ver específicamente con la función que desarrollan los partidos políticos, pero política hacemos todos, desde aquel que dice yo no me meto en política, al adoptar esa postura determinada, el ser humano por naturaleza es un ser político.

EJ: Partiendo de esa base sobre el quehacer político, ¿Qué significa hacer política para una mujer con multitud de roles que cumplir?

EF: Definitivamente es una situación bastante compleja, siempre he dicho que si para un hombre cuesta llegar a un lugar, para una mujer hay que hacer un doble esfuerzo, debido a los roles culturales que sociedades como la nuestra impone a las mujeres, las mujeres no solo tenemos el rol reproductivo, sino que además tenemos el rol de cuido y educación de nuestros hijos, el cuido del hogar, de la casa y además el cuido de la pareja, se mira al hombre como la figura  proveedora del hogar y por tanto no tiene otras funciones dentro del hogar; pero resulta que actualmente eso ha cambiado, en el pasado las mujeres en la casa y el hombre en el ámbito público, ahora tanto hombres como mujeres estamos dentro de la vida laboral, en la vida económica y política del país, pero lo que no ha cambiado es la concepción de que solo la mujer es la responsable de la crianza de los hijos y que solo la mujer es la responsable del cuido del hogar.

Por ellos las mujeres nos vemos envueltas en una serie de dificultades para poder asumir responsabilidades de gran trascendencia en la sociedad, nos vemos sobrecargadas, con una gran cantidad de obligaciones que en este caso los hombres no tienen y de tenerlo es en un grado menor a las mujeres, en este proceso (aspirar al decanato) hemos tenido relaciones con asociaciones de mujeres, hemos conversamos con este sector que nadie busca, si nosotras como mujeres queremos ver cambios en la sociedad tenemos que tomar el reto pese a todas las dificultades que tengamos, para incidir en la realidad y tratar de solventar lo que nos afecta, si ustedes ven por ejemplo el sector estudiantil está dominado en su gran mayoría por el sector femenino, pero en la composición del sector docente de la faculta hay un predominio total del sector masculino, y obviamente eso mismo da lugar a que estén también en la mayoría de cargos de dirección, en toda la facultad por ejemplo, de todos los cargos de dirección existentes solo dos son ocupados por mujeres

EJ: ¿Qué opina sobre la asignación de cuotas de representación femenina en instituciones como los partidos políticos o posiciones ministeriales entre otros?

EF: Realmente esto ha sido una lucha que desarrolló el grupo legislativo de mujeres, porque en muchas latitudes ya nosotros vemos este tipo de medidas que se adoptan para de alguna manera equiparar esas desigualdades materiales a través de un beneficio, en este caso de carácter legislativo, obviamente el artículo treinta y siete de la Ley de Partidos Políticos que es la que dispone que los partidos deben integrar sus planillas para elección tanto de diputados a la Asamblea, al PARLACEN,  y los miembros de los consejos Municipales con al menos un 30% de participación de mujeres, no siempre se ve traducido a escaños legislativos, o no siempre se ve traducido a representación en los consejos municipales porque obviamente el requisito es para que sean postuladas como candidatas, pero nadie asegura que estas mujeres logren el objetivo de entrar a formar parte de estos organismos, entonces a mi forma de ver es una medida acertada producto de la lucha desarrollada por el grupo parlamentario de mujeres en la Asamblea Legislativa, que hasta donde ellas mismas exponen y explican ha sido una lucha bastante ardua por lograr ese reconocimiento en la Ley de Partidos Políticos, dado que si ustedes ven la conformación de la Asamblea Legislativa igualmente vamos a ver que hay un predominio de hombres ocupando los cargos y por tanto es un poquito difícil que cedan en concesiones a favor del sector femenino.

Ahora hay una serie de mecanismos o mediadas o instrumentos que exigen precisamente este tipo de acciones, porque ahí tenemos por ejemplo los objetivos del MILENIO, que en el objetivo tres plantea la necesidad de promover la igualdad entre los géneros y principalmente la autonomía de la mujer, entonces es una medida que no es suficiente pero por lo menos es un inicio, son por ejemplo estas cuotas que obligan a los partidos políticos  a abrirse al sector femenino, porque podemos decir que todo el tiempo ha sido un sector extremadamente cerrado, que no permite el ingreso en este caso, muchas veces porque están organizados en forma de cúpula que no dejan entrar ni hombre ni mujeres, porque ya tienen su estructurada, pero si además quien intenta entrar es una mujer pues entonces se ve frente a una barrera doblemente difícil de romper, por eso me parece que son medidas atinadas que de alguna manera van a ir incidiendo en la modificación de la conformación de los organismos a nivel nacional, porque si vemos el período legislativo 2012-2015 de 84 diputados, 23 eran mujeres, es decir rondábamos en 27.4% de mujeres de representación en la Asamblea Legislativa, en este período 2015-2018 el porcentaje subió, porque de 84 diputados, tenemos 27 mujeres diputadas es decir ha subido al 32.14% la representación del mujeres en la Asamblea.

Ahora es evidente también que hay partidos políticos que tienden a hacer un poco más abiertos  en el tema de género, que otros porque el único partido político que tenía dentro de sus estatutos esta cuota antes de que se aprobara en el artículo 37 de la Ley de Partidos Políticos, eran los estatutos del FMLN. Y si nosotros vemos hay una mayor incidencia en este partido de mujeres diputadas porque por ejemplo de estas 27 mujeres diputadas que hay en la actualidad, 15 pertenecen al FMLN, 10 pertenecen a ARENA, una al PCN y una a GANA, entonces vemos que la proporción también difiere de acuerdo al partido político del cual estamos hablando, si nosotros comparamos este índice con el índice de representación femenina en parlamentos a nivel mundial, vemos que el continente americano anda por un 25.7% de representación femenina, obviamente algún día esperamos llegar a una representación equitativa más o menos como la que tienen los países nórdicos que tienen el más alto índice rondando el 42.1% de representación femenina, aquí si nosotros vemos casi se logra una representación igualitaria entre hombres y mujeres dentro de los parlamentos.

Las mujeres somos menos corruptibles
Las mujeres somos menos corruptibles

EJ: El Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas para la Mujer, en un informe titulado “El progreso de las mujeres en el mundo 2008-2009 ¿quién responde a las mujeres?”, concluye que la presencia de un mayor número de mujeres en la política no está correlacionada con niveles más bajos de corrupción ¿qué opinión le merece ello?

EF: La verdad que esto es un punto que ha estado discutiéndose durante algún tiempo, porque hay otros informes que refieren lo contrario, es decir, que una mayor presencia de mujeres en política y en los cargos de dirección contribuye a que los niveles de corrupción bajen, porque se ha logrado establecer en alguna medida que las mujeres somos menos corruptibles que los hombres y de ahí entonces que sea importante el que se promueva también que la mujer participe en los cargos de dirección, para lograr una transparencia dentro de las funciones del Estado, hay una cantidad de informes con conclusiones diferentes porque parten de postulados distintos, pero independientemente lo que si es cierto es que es necesario que más mujeres se ubiquen en cargos de dirección y logren entrar en la política del país, porque es necesario dar atención a las graves situaciones que vive la mujer en la sociedad, nosotros vemos que hay una serie de acciones actualmente que se están desarrollando de alguna manera para lograr apoyar a las mujeres.

Tenemos este proyecto que es excelente de Ciudad Mujer, que trata de establecer una serie de servicios que van a tratar de ayudar al sector femenino, donde se les brinda asistencia sistemática, las mujeres no solo tienen la posibilidad de pedir ayuda, sino que ahí tienen la guardería donde pueden dejar a sus hijos, tienen servicio de salud, asesoría legal y les dan otra clase de servicios para que en un solo paso sin ninguna necesidad de que ellas anden perdidas por todo San Salvador, especialmente casos de violencia intrafamiliar que suelen ser bastante complejos porque derivan o terminan en violencia no solo verbal sino física hacia la mujer y en cuenta van también los hijos que se ven seriamente afectados por estas situaciones. En el tema de la corrupción a mi criterio si influye certeramente para hacer más transparente los procesos gubernamentales, pero también es indispensable la participación de la mujer que permita una mayor democratización de la sociedad y que permita la atención de las necesidades de las mujeres en la sociedad salvadoreña.

EJ: En otras entrevistas hemos hablado sobre la existencia de una parálisis social en nuestro país, ¿considera usted que existen mayores obstáculos para que la mujer tome un papel más protagónico y cómo puede superarse este estadio de parálisis?

EF: Si, definitivamente que nosotros vemos otras sociedades mucho más activas para exigir sus derechos, nuestra sociedad está dormida porque constantemente se presentan una serie de situaciones que nos afectan directamente y que simple y sencillamente no nos pronunciamos al respecto, pero uno de los mayores obstáculos que tiene la mujer para tomar un papel protagónico dentro de la sociedad es un predominio de una cultura de carácter excluyente a la mujer, que provocan  un desincentivo para participar en esta clase de actividades, hay una falta de interés por crear y ejecutar una política de género para el acceso de las mujeres, no solo a cargos de dirección sino en términos generales de lo que es la participación de la mujer en la sociedad.

Hay problemas de estereotipos de género en la sociedad en términos generales, porque muchas veces se suele manejar que las mujeres tienen menor capacidad intelectual, que tienen menor formación, que tienen menos experiencia política, que tienen menos disponibilidad de tiempo para ejecutar o ejercer estos cargos, precisamente por esa doble función que decíamos ejerce la mujer en la sociedad, entonces nos atacan por todos lados, esa exclusión desincentiva porque no es fácil llevar la vida laboral y familiar junto a una vida activa políticamente o socialmente, eso sin contar los temas de violencia y discriminación porque obviamente cualquier mujer que se atreva a enfrentar el status quo, va a tener que sufrir consecuencias, eso lo veo yo aquí todos los días que hay una serie de señalamientos que sin justificación se le hacen a las mujeres, que jamás se le harían a un hombre.

Se trata de explotar cualquier clase de desprestigio de una mujer que no se explotaría en el caso de un hombre, peor aun cuando utilizan una serie de criterios y de cosas que ni siquiera son ciertas pero como hay que “destruir al enemigo” a como dé lugar, y yo les digo no sé cómo plantean eso del enemigo si aquí nadie es enemigo de nadie, en todo caso seremos competidores de una contienda pero no sé porque se tiende a tener esa noción del enemigo, creo que está muy impregnada en nuestra sociedad que más que vernos como adversarios, muchas veces nos vemos como enemigos y bueno eso obviamente tiene sus razones históricas en nuestra sociedad, la confrontación político militar que tuvimos nosotros a la base, etc. pero la guerra terminó hace cuantos años y todavía a veces tenemos esas concepciones estructurales en nuestra mente que no nos permiten avanzar hacia otras situaciones.

¿Qué es lo que hay que hacer para superar estas situaciones? Yo creo que debemos de ir caminando en promover acciones afirmativas que hagan real ese principio de igualdad que establece la constitución, que hagan efectivas las convenciones internacionales, nosotros aquí tenemos: La Convención sobre la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra la Mujer, que establecen que las partes deben tomar todas las medidas apropiadas para eliminar la discriminación contra la mujer en la vida política y pública del país; tenemos la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres, mejor conocido como convención de Belém do Pará, que también refiere que uno de los derechos protegidos es a tener igualdad de acceso a las funciones públicas del país y a participar en los asuntos públicos incluyendo la toma de decisiones. A nivel interno tenemos la Ley de Igualdad, Equidad y Erradicación de la Discriminación contra las Mujeres; la Ley Especial Integral para una Vida Libre de Violencia para las Mujeres y reglas así como bien concretas como esta del artículo 37 de la Ley de Partidos Políticos que mencionábamos.

Pero más allá de lo que puede ser el ordenamiento jurídico yo creo que aquí lo que se requiere es un tema intensivo de educación de la población, y cuando digo de la población me refiero tanto a hombre como mujeres porque a veces creemos que el tema de la sensibilización en tema de género va dirigido hacia los hombres y no es así, porque si realmente nosotros vamos a ver lo que hemos estado hablando, quienes son las encargadas de la educación de los hijos, somos las mujeres, entonces ¿Quiénes somos las que reproducimos los patrones culturales machistas en la sociedad?, somos nosotras como mujeres, entonces debemos de desestructurar esa mente partiendo desde las mujeres para desestructurar esas concepciones machistas que predominan, o sea en la medida que nosotros como mujeres cambiemos la mentalidad, vamos a incidir en la mentalidad de nuestros hijos y estas nuevas generaciones van a crecer con una mentalidad, no viendo hombres y mujeres sino viendo seres humanos que es hacia lo que queremos trascender, hacia lo que queremos llegar, que no veamos si uso pelo largo, pelo corto, si uso pantalón o uso vestido, sino que seamos todos seres humanos con la misma dignidad, con las mismas oportunidades que debemos de tener todos; hacia eso es lo que queremos transitar algún día.