LIC. MARTÍN ROGEL
LIC. MARTÍN ROGEL
LIC. MARTÍN ROGEL
LIC. MARTÍN ROGEL

El Licenciado Martín Rogel Zepeda, es el Juez Presidente del Tribunal 3° de Sentencia de San Salvador, Magistrado Suplente de la Cámara Segunda de lo Penal de San Salvador y fue nombrado también para la suplencia de la presidencia de la Cámara Segunda de lo Penal de la Tercera Sección de Oriente, es catedrático universitario y capacitador de la Escuela de Capacitación Judicial del Consejo Nacional de la Judicatura.

Hoy comparte con “Enfoque Jurídico” un poco de sus propuestas como Candidato a Magistrado de la Corte Suprema de Justicia, que probablemente se elijan en la próxima plenaria, así como también nos habla sobre diversos e interesantes temas como el combate a la criminalidad, el Régimen de Protección a Víctimas y Testigos, entre otros.

Enfoque Jurídico (EJ): Sabemos que usted es uno de los candidatos a Magistrados de la Corte Suprema de Justicia, ¿Cuáles son las propuestas innovadoras que impulsaría para el mejor funcionamiento de la Corte Suprema de Justicia?

Lic. Martín Rogel (MR): Muchas Gracias a la Revista de Enfoque Jurídico. En primer lugar hay necesidad de aclarar un punto, la Corte Suprema de Justicia es un ente colegiado, entonces su trabajo es colectivo, las propuestas que yo pueda desarrollar son viables en la medida que sean apoyadas por el trabajo de este colectivo. Una de las principales propuestas a impulsar es la implementación de una nueva Ley de Probidad, para que en el futuro la “Sección de Probidad” tenga la calidad de una “Dirección de Probidad” en donde los funcionarios declaren su patrimonio tanto cuando ingresen a la función pública como cuando egresen; un aspecto fundamental es una nueva Ley sobre el Enriquecimiento Ilícito, para que exista un mejor control sobre el patrimonio de los funcionarios, eso ayuda porque al momento la Sección no cuenta con todas las herramientas necesarias para ello.

Con respecto a la Sección de Investigación Judicial, se habla que hay una multiplicidad de denuncias contra los jueces, en esa sección hay más de 700 casos y no son resueltos en tiempo oportuno, muchas de esas denuncias probablemente tengan fundamento y otras a lo mejor no; pero ese procedimiento debe ser expedito, respetando los derechos de los involucrados, el debido proceso.

Otro aspecto es el referente al impulso de un escalafón de carácter administrativo, al momento hay una Ley de la Carrera Judicial, se evalúa a los jueces, pero no se evalúa a los empleados, entonces para que el sistema sea mucho más efectivo hay necesidad que ellos también sean evaluados, al mismo tiempo es importante que se den incentivos para motivar a la buena gestión; por ejemplo en este momento hay personas que tienen laborando en el sistema judicial como colaborador o como asistente, veinte o veinticinco años y tienen el mismo ingreso que una persona que acaba de ingresar. También hay que establecer un sistema para sancionar si es necesario a aquellas personas que no desarrollan sus labores adecuadamente, todo eso de cara a dar un buen servicio al ciudadano.

Otro punto importante es el tema del notariado, si nos damos cuenta permanentemente los abogados, una vez obtienen su abogacía aspiran a tener el notariado, pero las pruebas dan resultados negativos, entonces hay necesidad de crear una prueba que sea confiable para todas las personas que se sometan a él. Además es necesario fortalecer el área de la Sección del Notariado de la Corte, descentralizar estas secciones, pues por ejemplo un notario de La Unión tiene que venir a San Salvador o debe de hacer la gestión de sacar su protocolo ante el Juez de lo Civil de su localidad.

También es importante buscar mecanismos que permitan mayor transparencia al Órgano Judicial y a la Cortes Suprema de Justicia, se está discutiendo sobre qué sesiones de Corte Plena deberían de ser públicas, pero no solamente éstas sino que también de las de las Salas, hay que buscar algunas herramientas para  potenciar la transparencia y la rendición de cuentas hacia el ciudadano.

Por otro lado hay que entrarle al tema de Medicina Legal, porque ahora con la situación de violencia, prácticamente está al borde del colapso: veinte o veinticinco muertos todos los días, imaginemos cómo organizarla de tal forma que las autopsias se hagan de manera oportuna y cumpliendo con los estándares científicos.

Por otro lado, también es de apoyar en la Corte Plena, otras iniciativas de actividades que corresponden a las otras salas, como la creación de la Jurisdicción de lo Contencioso Administrativo. Estas son a groso modo, algunas de las propuestas.

EJ: En estos temas de actualidad: mucho se ha dicho que no existe coordinación entre la PNC y la Fiscalía General de la República en la investigación del delito, así como con los tribunales en la etapa judicial, en su opinión ¿cómo podría lograrse esta coordinación para combatir más efectivamente el delito, sin irrumpir en las funciones de cada institución?

MR: Ya la Constitución establece claramente que quien dirige la investigación del delito es la Fiscalía y que la Policía es un colaborador que actúa con ella, lo que sucede es que estamos en una situación sumamente excepcional, en donde los recursos tanto de la Policía como de la Fiscalía son escasos y las necesidades cada vez son mayores, entonces se vuelve difícil poder atender todos los casos, por lo que debe hacer la fiscalía es priorizar sus recursos para aquellos casos que más están golpeando a la ciudadanía, por ejemplo la investigación de los homicidios, extorsiones, por supuesto, sin olvidar  otros hechos delictivos que también requieren algún nivel de atención. La policía necesita fortalecerse en los aspectos de investigación, no solamente se requiere que aumentemos cuantitativamente el número de policías o el número de fiscales, sino que también se requiere cualificar a fiscales y policías, obviamente que eso depende también de los recursos, pero si priorizamos con los pocos recursos que tenemos creo que se podría dar un mejor resultado.

Que exista una permanente coordinación entre las jefaturas fiscales y las jefaturas policiales, es fundamental para no entrar en choque o controversia. Como igual debe existir alguna coordinación y colaboración entre los diferentes órganos del Estado, por ejemplo entre el Ministerio de Justicia y Fiscalía, entre el Ministerio de Justicia y Órgano Judicial, entre Órgano Judicial y Asamblea Legislativa, entre Asamblea Legislativa, Órgano Judicial y Corte Suprema de Justicia; es decir que cada uno de éstos somos parte del Estado, debemos ver esto más integralmente, no como aspectos aislados.

El problema de la delincuencia también debemos verlo a nivel de El Salvador y a nivel de la región, incluso más allá de nuestra región: de Los Estados Unidos; porque el problema de las pandillas, si investigamos, nos damos cuenta que los principales líderes de la pandillas, están en Estados Unidos y hay en las diferentes regiones, entonces si se le quiere entrar al problema hay que coordinar también a nivel regional y extra regional, solamente así se puede enfrentar de una manera coherente y organizada el problema de la delincuencia.

Es fundamental que se fortalezca la actividad de extinción de dominio, porque la criminalidad es un negocio, entonces para combatirla hay que tocar las ganancias, por eso es que hace un tiempo se creó la Ley de Extinción y Pérdida de Dominio, que es una ley clave pues el tema de las pandillas, ya no es un tema de delincuencia común sino que es de delincuencia organizada, y ésta lo que pretende es obtener ganancia, entonces hay que tocar la ganancia, no solamente se trata de enfrentar penalmente esto, sino que si se logra quebrar el aspecto económico creo que hay más posibilidades de éxito para solventar este problema.

EJ: dentro de todo esto, en la actualidad muchos casos se resuelven por medio de la figura de los “testigos criteriados”, ¿considera usted que esto es correcto y efectivo, o bien debería reforzarse la investigación técnica y científica para generar una mayor convicción en el juzgador a la hora de pronunciar una sentencia?
2

MR: Lo que sucede es que para la investigación del delito y para golpear al crimen organizado se requiere diferentes herramientas, una de ellas es hacer uso del testigo a quien se le otorga un criterio de oportunidad, la denominada justicia premial, en donde tenemos un testigo que ha sido parte de una estructura delincuencial, pero para poder llegar a los verdaderos responsables del delito de crimen organizado, el Estado tiene que hacer algunas concesiones, lo que el Estado utiliza es el testigo “Criteriado”, pero eso es una de las tantas herramientas con las que puede contar, eso no excluye que no se vayan a presentar otros medios de prueba, la prueba científica, las pruebas de ADN, las pruebas de huellas genéticas, diferentes mecanismos probatorios. A veces el error que se comete es utilizar de una manera exclusiva este mecanismo y por eso es que los casos no tienen mucho sustento, porque recordemos que a una persona a quien se le da un criterio de oportunidad es alguien que ha estado involucrado en la comisión de delito, entonces se requiere garantizar que la información que está dando esa persona es fiable, porque de lo contrario, si no hay mecanismos de cómo corroborar esa información no podría quebrantarse la presunción de inocencia de las personas que son juzgadas. Entonces a mí me parece que los testigos a quienes se les otorga criterio de oportunidad contribuyen a la efectividad del sistema, pero no debe verse como exclusivo, siempre hay que trabajar en tener otros elementos de prueba más confiables, hay que trabajar en métodos científicos, en profesionalizar al fiscal y al policía, porque solamente eso nos puede garantizar el éxito de un caso.

Lo que pasa es que tener laboratorios científicos, de investigación del delito requiere de muchos recursos y nosotros somos un país con escasos recursos; por ejemplo, en la policía deben haber profesionales de las diferentes ciencias: psicólogos, psiquiatras, criminalistas, antropólogos y obviamente pagarles adecuadamente; de igual manera la fiscalía, debe ser sumamente preparada y técnica; para hacer pruebas científicas los reactivos respectivos cuestan y a veces queremos resultados inmediatos, pero no invertimos para eso: formar un investigador cuesta en tiempo para su formación y en recursos, por eso hay necesidad de hacer convenios con otros países para que estas personas vayan a realizar pasantías a países con alguna experiencia. De igual manera los jueces, deberían estar preparándose para que cuando le toque conocer de un caso, esté a tono a las necesidades; de este modo todos deben estar actualizándose, porque la criminalidad, cada día va cambiando y probablemente los métodos que utilicemos hoy no serán los que vamos a utilizar mañana… se requiere mucha creatividad también para investigar los delitos.

EJ: Dentro de esto, las que usted me menciona son algunas medidas que se podrían implementar ¿cree que podrían llevarse a cabo al corto plazo o están lejos de ser realizadas?

MR: Hay esfuerzos orientados a eso, lo que pasa es que en este momento estamos en una situación de bastante emergencia, imagínese que un fiscal de homicidios por ejemplo tiene que investigar 200 o 300 casos, difícilmente va a poder hacer un trabajo sumamente especializado; la policía de investigaciones que permanentemente está yendo a levantar cadáveres, o en los casos de las extorsiones que es el pan de cada día, se pueden esclarecer muchos casos, pero es insuficiente; los esfuerzos se hacen, hay gente muy dedicada a esto y que probablemente tiene pocos incentivos, habría que incentivarla para que cada vez hagan mejor su trabajo. Nos falta mucho por caminar, sin embargo hemos avanzado bastante, la gente que a veces critica los sistemas y los evalúa conforme a países con mayor nivel de desarrollo, también deberían ver hacia atrás, por ejemplo antes de los Acuerdos de Paz cómo teníamos la justicia, cómo funcionaba y lo que tenemos ahora, hemos avanzado, pero ahora las necesidades y la complejidad es mayor, entonces las cosas no están del todo mal, pero tenemos que hacer un mayor esfuerzo para lograr cada vez ser mejores y siempre pensando en el ciudadano, la persona que paga los impuestos, que nos paga el salario a los jueces, a los fiscales, a los policías.

3

EJ: En otros temas ¿considera usted que el Régimen de Protección a testigos, víctimas y peritos, es suficiente para proteger la integridad y la vida de las personas protegidas o en su opinión este régimen podría mejorarse?

MR: El régimen de protección de víctimas y testigos en todos los países, no puede ser para todos los casos, ni para todos los testigos, gran parte del fracaso de los regímenes de protección es que los generalizamos al igual que generalizamos al testigo “criteriado”, no se le puede dar protección a todos los testigos, o la protección que se da no es suficiente; este régimen es sumamente caro; además somos un país pequeño, por ejemplo darle protección a un testigo no solamente lo implica a él, sino también a su grupo familiar y si movemos a un testigo de San Miguel a San Salvador es fácilmente ubicable, es diferente en países como en Estados Unidos que mueven a una persona de un Estado a otro y ya cambia, y aun así hay grandes dificultades. Los regímenes de protección de testigos están para los casos más graves: casos de mafia, de estructura de crimen organizado, pero en nuestro país se ha generalizado y eso es lo que genera el fracaso del sistema, entonces hay que repensarlo, porque no se puede dar por ejemplo para delitos menores; claro está que todos los testigos, todas las víctimas quieren tener protección, porque vivimos una situación de criminalidad, de inseguridad tremenda en el país, entonces todos nos sentimos inseguros y también el tema de la inseguridad es un tema psicológico porque a nadie se le puede decir que está absolutamente seguro.

EJ: Frecuentemente vemos notas periodísticas que muestran cárceles y bartolinas abarrotadas, operativos con hasta 50 detenidos, pero por otro lado existe una percepción de altos niveles de impunidad, entonces ¿Cómo puede lograrse una mayor eficacia del sistema judicial para combatir esos niveles de impunidad y la percepción de la misma en la población?

MR: Es sumamente complejo porque la situación mediática retrata y pone en cámaras aquello que impacta, que genera ruido, porque eso es lo que vende, pero también hay noticias que son positivas y yo creo que debería de haber un balance, entiendo que los medios de comunicación son de carácter comercial, pero también hay que pensar en la salud mental de la población; yo creo que si se diera una información más a profundidad nos daríamos cuenta que aquellos casos que fracasan y que quedan impunes digámoslo así, son los menos; pero hay una gran cantidad de casos que sí son llevados a la justicia con éxito y obtienen decisiones justas, pero lo que pasa es que cuando se dan este tipo de noticias pasa desapercibido y a veces solamente se retrata y se enfoca en aquellos casos símbolo y en esos a veces a la justicia no le va muy bien; pero es porque precisamente el nivel de investigación no ha sido el más adecuado y si al juez le llevan un caso deficiente tiene que absolver en un caso penal, pues no puede condenar si no hay certeza de la culpabilidad de una persona; los jueces somos los que tratamos de garantizar el debido proceso para todos, o sea, el hecho de que se lleve a una persona ante la justicia, no significa que ya de antemano es culpable, hay que construir la culpabilidad, entonces si a un juez le llevan un caso que no tiene sustento y quieren que condene, el juez no puedo hacerlo, pero a veces hay muchos casos que son llevados a la justicia para que la justicia fracase, hay que hacer análisis más a profundidad para poder determinar qué es lo que está fallando allí, si es responsabilidad de la investigación, si es responsabilidad del juez, que no tiene la pericia suficiente para llevar un caso de esa naturaleza, como lo están planteando los medios de comunicación.

Los medios también deben dar espacio para las buenas noticias, para establecer el buen trabajo del policía, del fiscal, del juez, porque hay personas buenas, abnegadas en su trabajo, todas esas cosas también tenemos que sacarlas para equilibrar e incentivar a la gente, o sea ¿qué es lo que le estamos dejando a nuestros hijos y nietos si solo les estamos dando de desayuno, almuerzo y cena, violencia?…  Alguien me puede decir, “pero es que esa es la realidad, vivimos una sociedad sumamente violenta”, sí, es cierto, pero también hay necesidad de que cambiemos el estímulo; no podemos obviar esa realidad que nos esta golpeando pero también los medios de comunicación tienen un papel fundamental en la educación de nuestra población.

Tenemos que deconstruirnos como decía un filósofo francés, hay que desaprender muchas conductas que no son las adecuadas, sobre todo no debemos perder la esperanza, somos una sociedad joven, en relación con las sociedades del viejo mundo, obviamente, en una etapa diferente, tenemos problemas de pandillas, a los que tenemos que buscarle una solución científica, pero también práctica, pues éste es un problema de todos.