Cumpleaños en El Salvador
Cumpleaños en El Salvador

Cinco treinta de la mañana, hubiera preferido despertarme con el saludo de mis padres por ser el día de mi cumpleaños, ¡bonita costumbre que tenía mi mamá!, no faltaba su saludo este día a las seis en punto, casi siempre tenía que hacerme la dormida para que no dejara de ser sorpresa para ella, y no faltaba un detalle de su parte que me hacía el inicio del día feliz, pues este día siempre es diferente, lo sé después de 47 años de vivirlo.

Bueno no puedo perder el tiempo aquí tengo que levantarme y arreglarme porque ahora en el Tribunal quedé de ayudarle a Marcos, es un colaborador judicial joven, ha tenido la bendición que a sus veinticinco años ya tiene empleo, bendición que sigo esperando después de meritoriar por 3 años en ese Juzgado, pero no he podido conseguirlo, la verdad continúo yendo más que por la esperanza de conseguir una plaza, por sentirme útil, si me quedo en casa siento que no hago nada productivo, aparte que el calor es insoportable, y de alguna manera allí aprendo algo nuevo cada día.

No sé qué tanta razón tenía mi papá al poner todos sus ahorros para que pudiera salir de Abogada de la Universidad, me decía “tenés que sacar tu título, ser el orgullo de la familia”, eran sus ahorros de trabajar la tierra, bajo el sol, y lo conseguí, logré graduarme pero a pesar de eso no logro realizarme laboralmente.

Esta mañana me ha traido muchos pensamientos y muchos recuerdos, quizás por ser mi cumpleaños, ¡cómo soñaba en los días Universitarios con ser una gran abogada!, tener un bufete en un edificio grande, en una zona exclusiva, pero nada más lejos de la realidad, al graduarme comenzó lo bonito, no conseguía ni una Litis, siempre se me complicó eso de buscar casos, sin embargo los pocos que tuve les puse todo mi empeño y gracias a Dios los gané, pero como era tan eventual me vi en la necesidad de trabajar en un call center, solo de pensarlo se me eriza la piel, no podía ni levantarme al baño porque se me acababa el tiempo para poder ir, y más de una vez me llegaron a tocar la puerta porque no salía, ¡como si quisiera quedarme a vivir en él!, además de los horarios tan cansados, no tener día libre y estar aguantando alguna que otra persona malcriada, que expresan argumentos en base a su ignorancia, sin duda ese lugar fue mi mayor maestro para aprender la paciencia, esa paciencia que me hace levantarme tan temprano para llegar a las 8 al Juzgado, porque si no fuera por ella no sé qué haría en las trabazones que se hacen, más con eso del SITRAMSS, increíble una ciudad tan pequeña y tardo hora y quince minutos en llegar al Centro de Gobierno, sumado a la pelea que se hace para entrar al bus y peor aún salir de él, sólo bajarme del bus debería de ser digno de un premio, qué aventura poder hacerlo sin que el motorista arranque.

Por cierto que bueno que logré empeñar la pulserita de oro que me había dejado mi madre, había jurado nunca hacerlo, pero creo que ella hubiera preferido verme tranquila a estar pensando en que no tenía para comer, para los pasajes y para sacar el DUI porque hace una semana en la noche nos robaron las carteras a los que veníamos en el bus. Y hablando del DUI, como se acercan días electorales prefiero ni encender el televisor, comerciales y comerciales de candidatos que ya se sabe que buscan sus propios intereses, si quisieran hacer algo por el país ya lo hubieran hecho, lo que les falta es voluntad para no pensar en sus bolsas sino que en la comida de las personas aún más necesitadas que yo.

Ser abogada me llena de satisfacción, logré pasar todas mis materias en el tiempo, pero ahora esa es la excusa para no contratarme de ordenanza, dicen que estoy sobrecalificada, y que no cumplo con el perfil porque quieren un bachiller, pues de haber sabido no saco mi carrera, y la verdad yo tomaría ese trabajo sin dudarlo ni sentirme mal, el trabajo dignifica, es fuente de sustento, trabajar da una sensación de realización, y permite pensar en proyectos personales de vida, con que lo sentí al estar en el call center… sé que mi edad es una complicación para conseguir un empleo asalariado, pues ahora buscan jóvenes, y aun así habrán muchos otros que se quedan sin encontrar empleo, como me pasó a mí por tanto tiempo.

La verdad es que no dejo de sentirme mal esta mañana, lo único que me animaría sería la llamada de Carlos, ¿será que se acordará de este día? Quizás sí, nuestra relación fue muy bonita, dentro de nuestras limitaciones éramos felices, el embarazo hizo que se fuera a los Estados Unidos, y al inicio me ayudó mucho, aunque ningún dinero podía suplir su compañía, sobre todo en esos momentos que más lo necesité, nuestra historia sí que fue bonita, él estudiaba economía, y era muy bueno con esa profesión, pero no logró encontrar trabajo tampoco, algunas cuestiones eventuales como andar encuestando pero nada serio, y su espíritu de responsabilidad lo impulsó a irse del país, pero luego la distancia o el libertinaje que existe en Estados Unidos hizo que ya no me hablara ni ayudara, fue una experiencia muy dura, pero aún más duro fue ver que nuestro hijo, que fue producto de tantos sacrificios, se haya integrado a las pandillas, hubiera querido irme a vivir a otro lado y llevármelo, pero ¿cómo hacía si no tenía las posibilidades?… y eso que logré que estudiara en un colegio los primeros años, pero no pude impedirlo, lo último que supe de él es que se fue del país por problemas con los mismos de su pandilla.

Realmente lo de las pandillas, es un gran problema social, y la solución de alguno es criminalizar la pobreza y a mi juicio no debería de ser así, las pandillas es un problema social y es por eso que deberían de pensar en invertir en programas sociales para finalizar ese círculo, está bien pensar en penas más radicales, pero sólo eso no es la solución, no arranca el problema de raíz, de ninguna manera, ha sido la falta de oportunidades, la falta de sentirse actores en la sociedad, la exclusión, la desintegración familiar lo que ha formado esos grupos, y si saben cómo nació lo lógico sería evitar que se den esas circunstancias, además de luchar contra la impunidad y la corrupción, es secreto a voces que hay jueces que tienen verdaderos catálogos para delitos y así sacar de la cárcel a los delincuentes, ¡es una red tan grande!, muchos le echan la culpa a los fiscales, y seguro que hay malos fiscales, pero yo tengo amigos que estudiaron conmigo que trabajan ahí, los conocí y sé que no se prestarían a corrupción, pero con doscientos casos por fiscal al mes poco se puede hacer, sumado a las decisiones de los que dirigen esa institución, que sus decisiones obedecen a favores políticos más que a razones jurídicas, nada me quita de la mente que voluntad es la que falta en este país. La verdad es que no quisiera estar en sus zapatos, pues no tengo nada pero duermo tranquila, a veces triste, a veces alegre, pero siempre tranquila de mi conciencia, porque sé que me he esforzado, pero la vida no es sólo de eso, lastimosamente dependemos de algunos juicios humanos, y he tenido la mala fortuna de estar en juicios de humanos que buscan su beneficio, eso sí no he caído por falta de voluntad, lo aprendí de mis padres, dar el mayor esfuerzo.

Otro añito de vida, no sé qué será de mí aquí a unos años, por no tener empleo no cotizo a AFP, no podré tener jubilación, ojalá encuentre un trabajo en lo que pueda apoyarme, pero es preferible no pensar en el futuro, me da hasta miedo, lo cierto es que ya me agarró la tarde, tengo que correr porque Marcos tiene audiencia hoy y quedé en ayudarle, no lograré llegar a las ocho en punto por pensar tanto, ojalá no me regañen por no ser puntual, y bueno ya que es mi cumpleaños sólo espero que Dios me regale su protección.

Autor: Raúl Arnoldo Aguirre Martínez. Enfoque Ciudadano. http://www.enfoquejuridico.info/wp/enviar-articulo

  • Mel

    Por favor pongan el nombre del ganador… Saludos

  • Inspirador y un gran artículo, es esperanzador saber que hay tanto talento en nuestros país, enfoque ciudadano es la oportunidad para que esos talentos salgan a flote.

  • buen articulo y motivador

  • Nett

    La triste realidad en nuestro medio

  • David

    Feliz cumpleaños!

  • Gómez

    Excelente artículo, queda al descubierto en esta historia la realidad a la qe nos enfrentamos muchos colegas FALTA DE OPORTUNIDADES laborales.