Violencia intrafamiliar
Violencia intrafamiliar

La violencia intrafamiliar constituye un mal que está minando las bases de nuestra sociedad: las familias. Generalmente se da en situaciones de pareja, como novios, convivientes o cónyuges, también cuando se trata de relaciones de pareja de carácter homosexual; sin embargo, puede existir en las relaciones entre hermanos, padres, madres, tíos, primos e incluso con parientes por afinidad como los cuñados o suegros. En Enfoque Jurídico te invitamos a que revises la siguiente lista, para tomar acción, denunciando los hechos y con ello detener la espiral ascendente de la violencia.

  1. Verifica si los hechos constituyen violencia intrafamiliar: Según el Art. 3 de la Ley Contra la Violencia Intrafamiliar (LCVI), es violencia “…cualquier acción u omisión, directa o indirecta que cause daño, sufrimiento físico, sexual, psicológico o muerte a las personas integrantes de la familia”. Algunos ejemplos de violencia son: golpes, empujones, mordidas, insultos, gritos, palabras soeces, humillaciones, intimidación, obligar a otra persona a mantener contactos sexualizados, ya sean físicos o verbales, etc. Sin embargo los hechos anteriores, no deben confundirse con otras conductas que son constitutivas de delitos como las lesiones, las amenazas, la violación, agresiones sexuales, acoso sexual, entre otros, pues ellos por su gravedad, sobrepasan el ámbito familiar y son de competencia penal, ni debe confundirse la violencia con otros hechos como la infidelidad, que por sí sola no la constituye.
  2. Determina ante qué instancia interpondrás tu denuncia o aviso: Según la LCVI, puedas dar aviso a la Policía Nacional Civil, interponer una denuncia o aviso en la Procuraduría General de la República, o interponer una denuncia en los Juzgados de Paz o en los Juzgados de Familia, ya sea de tu localidad o en el del domicilio de la persona agresora.
  3. En el caso de la Policía Nacional Civil, debes tener claro que ellos reciben el aviso y que su acción se limita a auxiliar a la víctima, pueden conducirla a un lugar adecuado y darle información sobre los derechos que la ley le confiere. Con respecto a la persona agresora, si se constata la existencia de los hechos y la participación de la persona que ha sido señalada como agresora, puede detenerla según la gravedad y en caso que se observe una discusión acalorada o un ambiente hostil, pueden dictar la medida de protección especial temporal que consiste en ordenar a la presunta persona agresora, alejarse del lugar, hasta por ocho horas.
  4. En el caso que elijas acudir a la Procuraduría General de la República, ellos tomarán tu denuncia y citarán a la persona agresora para tratar de llegar a una conciliación y en dado caso, se citara a la persona agresora en dos ocasiones y no se presentara o bien las partes no llegaran a una conciliación, la Procuraduría debe remitir de inmediato un informe de lo actuado al funcionario judicial competente para que se inicie el proceso correspondiente.
  5. Al interponer tu denuncia ante un Juzgado de Paz o de Familia: debes considerar que puedes presentarte y seguir el proceso sin necesidad de tener un abogado o abogada que te represente y que esta denuncia puede ser verbal; de preferencia, debes proporcionar el dato sobre dónde vive la persona agresora, o al menos dónde puede localizársele, para que se realicen las citas correspondientes. Si tú lo prefieres puedes hacerlo a través de un abogado o abogada, pero en este caso será una demanda formal, acompañada de los documentos que te indicará el o la profesional que te represente.
  6. Puedes solicitar medidas de protección: en sede judicial, desde el momento de la interposición de la denuncia puede ordenársele a la persona agresora abstenerse de hostigar, perseguir, intimidar o realizar otras formas de maltrato en contra de las víctimas, así como también, según las circunstancias de los hechos, puede ordenársele la abstención de consumir bebidas alcohólicas, estupefacientes o alucinógenos; también puede ordenarse a juicio prudencial del juez o jueza la salida inmediata del agresor o agresora del domicilio común, entre otras medidas. La duración de las mismas, será establecida por el Juez o Jueza, según las circunstancias, las reincidencias y otros datos según el caso particular.
  7. Debes tomar en cuenta que una vez interpuesta la denuncia en un juzgado e iniciado el proceso no puedes desistir del mismo, la comparecencia de la persona denunciante y de la persona denunciada es obligatoria, por lo que si el juzgador o juzgadora lo estima pertinente, ante la incomparecencia de las partes, según el Art. 35 LCVI, el Juez o Jueza que conozca del caso, puede imponer una multa o bien hacer uso de la fuerza policial, para hacer comparecer a la víctima o al denunciado (apremio).
  8. Infórmate sobre el desarrollo del proceso: El proceso consta básicamente de dos audiencias: una audiencia preliminar y una audiencia pública, de las cuales debes estar pendiente y tener muy presente las fechas y horas. En la Audiencia preliminar estarán tanto la víctima como la persona denunciada ante el juez y en la misma se le dará oportunidad a ambas partes para que se pronuncien sobre los hechos, si el denunciado acepta que ha cometido los hechos de violencia que se le imputan, terminará el proceso con una resolución en la que se tendrán por establecidos los hechos de violencia, se le atribuirán al agresor o agresora, podrán interponerse otras medidas de protección que fueren pertinentes como por ejemplo la orden de asistir a tratamiento psicosocial, psiquiátrico o de grupos de autoayuda, etc. Si el denunciado no aceptare los hechos, se llevará a cabo la audiencia pública, donde tanto la persona denunciante como el denunciado, aportarán las pruebas que consideren pertinentes como testigos (pueden ser familiares), cartas, fotografías, etc., y será el juez quien dictará una sentencia ya sea absolviendo al denunciado o denunciada si no se comprobaren los hechos mediante la prueba, o bien teniendo por establecidos los hechos y atribuyéndoselos al que resulte responsable, sin perjuicio de establecer las medidas de protección que ya antes se han mencionado
  9. Debes cooperar con los profesionales del Equipo Multidisciplinario: dentro del proceso de Violencia, el Juez o la Jueza puede ordenar estudios psicológicos o sociales, los cuales son realizados por profesionales del Equipo Multidisciplinario del Órgano Judicial y es importante que cooperes con ellos y les des información veraz y certera.
  10. Situaciones especiales: cuando la víctima es una persona menor de dieciocho años, o es incapaz, los hechos pueden denunciarlos sus padres, la propia víctima (aunque sea menor de edad), o bien por instituciones asistenciales, sociales o educativas, así como cualquier autoridad o persona que tenga conocimiento de los hechos de violencia.
  • cesar sosa

    Muy bueno saber estas cosas con detalle , eso nos hace tener un mejor entendimiento y podemos sacar provecho de las normas de comportamiento

  • muy buen aporte

  • stefani franco

    Me parece interesante el artículo, solamente una pequeña observación, existe una resolución de la Cámara de Familia que establece que la infidelidad puede ser considerada como violencia psicológica, en caso de que la persona se de cuenta de la misma…