Examen del Notariado

Después de un tiempo de estudio y repaso de lo que aprendiste en la universidad, ahora te encuentras preparado o preparada para realizar tu examen, ten confianza y pon a prueba tus conocimientos en las pruebas que estaremos publicando* en tu revista Digital Enfoque Jurídico, para que te autoevalúes y afines pequeños detalles que se te hayan quedado por fuera.

Hoy te queremos presentar una serie de pequeños consejos para que tomes en cuenta antes y durante el examen, porque en tu revista digital, nos importa tu desarrollo profesional; sin más, aquí los tienes:

Antes del examen.

Descansa el día anterior pues ya te preparaste todo lo que pudiste, ahora hay que darle oportunidad a tu cuerpo para reponerse y cargarse de energía.

Antes de ir al examen, asegúrate de llevar lápiz adecuado y un buen borrador, así como también tu carnet de abogado o abogada vigente.

Siempre es mejor estar preparado o preparada y que lleves la mayor cantidad de leyes que puedas, pues por lo general te recomiendan llevar las leyes notariales, civiles,  mercantiles y de familia, pero no dejes por fuera otras que son importantes como las financieras, tributarias, penales y municipales, pues no han faltado ocasiones en que las preguntas que se te hacen, están contempladas de manera literal en una ley y sería muy desafortunado si no llevas la idónea.

Recuerda que debes ir formalmente vestido/a, cerciórate del decoro de tu vestimenta, pues no queremos que por un error en el código de vestuario, pierdas la oportunidad de realizar tu examen; pero toma en cuenta la comodidad, pues aunque parezca algo sencillo, un traje demasiado grueso o un vestido incómodo, podrían desconcentrarte a la hora del examen y es importante que te mantengas enfocado o enfocada en él y no en otros detalles.

Si vas a ir en transporte público, asegúrate de contar con el tiempo suficiente para que llegues al lugar del examen con anticipación; si vas en vehículo sigue las indicaciones de acceso que se te han proporcionado para evitar aglomeraciones y si puedes, forma un grupo para que utilicen un solo vehículo; también puedes planificarlo de forma que alguien vaya a dejarte y luego a recogerte y de esta manera tendrás algo menos de qué preocuparte para mantener tu concentración en el examen.

Planifica la hora ingerir tus alimentos, adecuándola al horario en el que te toque realizar el examen, para que te sientas satisfecho o satisfecha, pero no excesivamente lleno, porque esto puede provocar somnolencia; así también cuida la ingesta de líquidos.

No te sientas ansioso o ansiosa, relájate y si en algún momento pierdes la calma, respira lenta y profundamente y si percibes ansiosos o intranquilos a tus amigos antes del examen, no comentes con ellos sobre la prueba, porque pueden hacer que salgas de tu balance y como ya dijimos, es muy importante que estés relajado o relajada.

En el examen.

Se te entregarán dos hojas, una con las preguntas y la otra con las respuestas, para que tú rellenes los círculos que corresponden a la que consideras correcta. Lee por completo la hoja con las preguntas, cerciorándote que comprendes cada una de ellas y si tienes dudas, usa el tiempo que se te indique para aclarar las mismas.

Una vez leído todo el examen, elige una estrategia para emplear tu tiempo eficientemente; todos tenemos una estrategia que nos funciona, como por ejemplo empezar por responder las preguntas más fáciles y dejar las difíciles al último; nosotros te proponemos la siguiente: responde las preguntas agrupándolas por materia, es decir responde todas las de civil, luego todas las de mercantil y así sucesivamente, de esta manera ahorrarás tiempo, pues tomarás una sola recopilación para responder el grupo de preguntas que correspondan, evitando con ello sacar y guardar los libros de tu bolsa o mochila o tenerlos aglomerados sobre el pupitre, pues esto además de quitar tiempo, suma estrés.

Al ser un test de opción múltiple, analiza las preguntas y las posibles respuestas que se te ofrecen, elimina las que consideres del todo incorrectas y si tienes dos o más que podrían ser las correctas, busca en el texto de la ley que corresponda las palabras clave, como por ejemplo si la pregunta fuere “¿cómo se constituye el usufructo?”, dirígete al índice de tu recopilación y verifica en qué página se encuentra ubicado el título VIII “DEL DERECHO DE USUFRUCTO” de tu Código Civil.

Es importantísimo que la hoja de respuestas se encuentre lo más limpia posible, pues la calificación depende de la lectura electrónica de la misma, por eso hay que evitar borrar en ella para no dejar rastros de grafito que podrían hacer que tu respuesta se lea como incorrecta; una estrategia que te puede funcionar es subrayar primero la respuesta que consideras correcta en la hoja de preguntas y hasta que hayas terminado de contestar y hayas revisado las respuestas, rellena los círculos de la hoja de respuestas correctamente, pero siempre tomando en cuenta el tiempo, para que logres contestarlas todas.

Y si ya has tomado la prueba en otras ocasiones y no has podido aprobarla, ¡ánimo! Porque esta puede ser la oportunidad para que obtengas tu autorización como notario o notaria, pero ten muy en cuenta las palabras de Albert Einstein “si esperas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”, por eso tu preparación, tu estrategia y tu actitud cuentan.

¡Enfócate en el éxito y lo lograrás!

Artículo actualizado*